Uber tiene una fuerte apuesta por los coches autónomos. El año pasado se asentaron en Pittsburgh, Pennsylvania (Estados Unidos) y desde entonces allí prueban sus taxis sin conductor. Pero este programa no ha estado exento de polémica y por lo tanto Uber ha decidido emprender otra acción. Han creado una ciudad falsa en miniatura en el barrio de Hazelwood en Pittsburgh, a la orilla del río Monongahela.

Esta ‘ciudad’ recibe el nombre de Almono y tiene una extensión de casi 17 hectáreas. En ella se han construido todo tipo de situaciones para que los vehículos autónomos y los operadores de Uber puedan enfrentarse a lo inverosímil. Hay una rotonda gigante, coches falsos que abren sus puertas estacionados o maniquíes que cruzan la calle sin previo aviso. Hasta hay contenedores que pretenden simular edificios.

El objetivo es que haya situaciones que puedan ocurrir en la vida real y que puedan suponer un apuro para los coches autónomos de Uber, para solventarlos sin correr riesgos. La compañía ya ha tenido algún que otro percance en carretera abierta, lo que significa que su sistema todavía necesita aprendizaje y desarrollo. Por lo tanto Almono será la ubicación perfecta para desarrollar la actividad de forma segura y sin involucrar a gente real.

A la gente de Uber también le sirve como entrenamiento, pues los operadores primero pasan por Almono antes de monitorizar los vehículos que están en carretera abierta en otras zonas de Pittsburgh. Los vehículos también pasan por esta ciudad falsa para realizar algunas pruebas antes de probarse en la vida real. Parece que Almono servirá para seguir avanzando en el campo de la conducción autónoma, un tema que siempre ha estado acompañado de cierta polémica.

Fuente – The Drive

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta