Ken Block es más conocido a nivel mundial por sus Gymkhanas que por sus resultados en la competición. Y tras diez ediciones, ahora el piloto americano está empezando con otro formato no menos llamativo. Se trata de la Climbkahana, que consiste en el ascenso de alguna carretera emblemática al estilo Block: totalmente de lado. La primera entrega fue el ascenso a Pikes Peak y ahora se ha viajado al continente asiático para sorprender con esta Climbkhana Two.

La segunda entrega tiene lugar en Tianmen (China), una de las carreteras más espectaculares del mundo por su espectacular enclave. Algunas marcas la han elegido para batir algún que otro récord, aunque en esta ocasión el objetivo era otro. Block solo pensó en montarse en su Hoonitruck, la mítica Ford F-150 de 1977 debidamente preparada, y levantar enormes nubes de humo procedente de los neumáticos mientras deja algunas tomas que quitan el hipo.

El ascenso a Tianmen se hace a través de una carretera de 11 kilómetros de largo y que llega directamente hasta la famosa Heaven’s Gate. Parece el lugar perfecto para dar rienda suelta a los más de 900 CV de esa extrema pick-up, pues son nada menos que 99 curvas hasta la cima. Aunque está catalogada como una de las carreteras más peligrosas del planeta, lo cierto es que parece un juego de niños para Block.

Como se puede observan en el vídeo, el piloto especialista en derrapes va lidiando con facilidad con todas sus curvas cerradas. En algunas va buscando el límite y quedando realmente cerca de las barreras de piedra para darle algo más de emoción al asunto. También están las típicas paradas durante la marcha para hacer ‘donuts’ alrededor de algunos objetos relacionados con el país. Lo cierto es que el entorno es espectacular y se logra el objetivo que tienen este tipo de vídeos: dejar al espectador con la boca abierta.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta