La gente que vive en el sur de California (EE.UU.) suelen encontrarse en la carretera con Jack Charney, y su precioso BMW Isetta de 1957. Ese año, Jack compró nuevo el primer microcoche de BMW, con su motor de 300 cc que rinde 13 CV (lejos de aquel Isseta de 740 CV subastado).

Su historia la recoge Petrolicious en un vídeo fabuloso, como ellos saben hacer. El señor Charney lo utilizaba a diario para ir al trabajo. Como le daba algunos problemas, el concesionario le recomendó venderlo, pues ya no se vendía y no trabajaban con él.

Fue entonces cuando se lo vendió a una mujer, por la fabulosa cifra de 350 dólares, pues el motor no iba del todo bien. Y claro, el Isetta dejó tirado a su nueva propietaria, que tuvo que volver a su casa andando. Un desconocido se acercó a ella preguntándole y ella se lo regaló, No necesitaba un coche que no funcionaba.

El caso es que, veinte años después, Jack seguía echando de menos a su ahorrador utilitario, y contactó con un gran club de propietarios. Pudo conseguir otro, pero no era el suyo… Entonces localizó otro, pintado en rosa, en malas condiciones pero… ¡era su Isetta! Apenas había recorrido 25 millas más desde que le había perdido la pista (un caso similar a este Peugeot que volvió a casa 70 años más tarde).

En el vídeo podrás ver qué bien luce el Isetta tras su restauración y por qué Jack siempre usa jersey cuando lo conduce:


Fuente: Petrolicious
Más información: Fotos del Isseta, Los microcoches en España,

1 COMENTARIO

Deja una respuesta