Tras la primera parte del artículo, que os ofrecimos ayer, donde hicimos una pequeña aproximación histórica a los micro-coches y mencionamos algunos de los más destacados que se subastaron el pasado fin de semana, pertenecientes a la colección del Bruce Weiner Microcar Museum, hoy continuamos con el repaso de otros que también han despertado nuestra curiosidad:

Fuji Cabin de 1955

Este Fuji Cabin es uno de los pocos micro-coches de tres ruedas construidos en el devastado Japón, tras la conclusión de la Segunda Guerra Mundial. En marzo de 1946 la firma Diesel Automobile Manufacturing Company fue desmantelada por los norteamericanos y dividida en varias empresas: Hino para los camiones e Isuzu para los automóviles, mientras que Hitachi Aviation no podía seguir ejerciendo su labor porque la tecnología aeronáutica era considerada por los aliados como “industria de guerra”, de tal forma que tuvieron que sobrevivir reciclándose en otros menesteres. El Fuji Cabin está propulsado por un motor de moto Gasuden, monocilíndrico de 2 tiempos y 122 centímetros cúbicos que entrega una potencia máxima de 5,57 CV, suficientes para mover un vehículo de tan solo 2,92 metros de longitud (9 ft. 7 in.). Solamente se produjeron 85 unidades en total.

Este modelo ha sido vendido en 126.500 dólares (algo por encima de los entre 75.000 y 100.000 dólares estimados)

Peel P50 de 1964

Este curioso modelo es considerado como “el coche de producción más pequeño jamás construido”. De hecho en un principio surgió como un prototipo para evaluar las posibles dimensiones mínimas necesarias para construir un coche y cuando fue presentado en 1962 en el Cycle and Motorcycle Show de Earls Court ni siquiera contaba con motor alguno. Posteriormente se le añadió un propulsor monocilíndrico Zweirad-Union de 2 tiempos y 49 centímetros cúbicos que le proporcionaba una potencia máxima de 4,55 CV, suficientes para mover un vehículo de apenas ¡¡ 1,37 metros de longitud!! (4 ft. 6 in.). Solamente se construyeron un total de 47 unidades, pero se hizo tan famoso que incluso las réplicas alcanzaban cifras próximas a los 20.000 dólares.

La cifra final por la que se ha vendido esta unidad, perfectamente restaurada, ha alcanzado los 120.750 dólares (doblando los entre 35.000 y 45.000 dólares estimados). No os perdáis el final de este artículo donde el pequeño Peel es protagonista de un curioso vídeo.

Messerschmitt KR 200 “Vic Hyde” de 1955

Esta unidad es uno de los primeros KR 200 conocidos, de hecho en muchos aspectos todavía presentaba ideas de los primeros prototipos pre-serie que no pasaron finalmente a producción, de ahí su singularidad. Otra es que fue “cedido” al actor de televisión Vic Hyde para que lo promocionara en sus giras a lo largo ya ancho de los EE.UU., además de personalizarlo con numerosas modificaciones. Equipaba un motor Fichtel & Sachs de 1 sólo cilindro y 2 tiempos, con una cilindrada de 200 centímetros cúbicos, que le proporcionaba una potencia de 9,62 CV. Su longitud total es de 2,81 metros (9.25 ft.). Este modelo fue un verdadero “best-seller” para la época, pues llegaron a producirse, en varias versiones, 30.286 unidades.

La cotización final alcanzó los 115.000 dólares (muy superior a los entre 45.000 y 55.000 dólares estimados).

Iso Isettacarro de 1957

El Iso Isettacarro surgió, en forma de prototipo, en el verano de 1952, a partir de los dibujos realizados por el ingeniero Ermenegildo Preti, causando una gran sensación en el Salón de Turín de 1953. Hay que tener en cuenta que los pequeños vehículos de reparto formaban parte indisoluble de las calles italianas de la posguerra (aún, en la actualidad, se comercializan muchos, como los famosos Piaggio Ape). Junto con el conocido turismo (el Isetta) también se produjeron multitud de unidades de este vehículo con una capacidad de carga de media tonelada que, además, era muy versátil, pudiendo adicionarse multitud de accesorios para las labores diarias (escaleras, cajas cerradas, etc).

La particularidad de esta unidad, en concreto, es que fue realizada por Iso Motor Italia en Madrid, que tenía la licencia de Iso para España. Aquí se construyeron tanto el Isetta como el pequeño camión, rebautizado como Isettacarro 500 (por su capacidad de carga en kilogramos), y fueron distribuidos por Autovehiculos S.A. Estaba movido por un propulsor monocilídrico Iso de 2 tiempos y 236 centímetros cúbicos, con una potencia de 9,62 CV. La producción total fue de 4.900 unidades.

Esta unidad, perfectamente conservada, alcanzó un precio final de 97.750 dólares (bastante por encima de los entre 45.000 y 55.000 dólares estimados).

BMW Isetta “Whatta Drag” de 1959

La marca de coches de juguete Hot Wheels nació de la mano de la multinacional Mattel en el año 1968, para producir una serie de réplicas fieles de coches reales, además de numerosos prototipos salidos de la imaginación de sus diseñadores. Es el caso de uno de los más famosos de estos últimos el “Whatta Drag”. El concepto se basa en un BMW Isetta que incorpora un potente motor de dragster en la parte trasera.

En el año 2005 el coleccionista Bruce Weiner decidió hacerlo realidad, fabricando un ejemplar totalmente funcional, utilizando un propulsor Chevrolet “big block” de 8,2 litros de cilindrada, equipado con un sobrealimentador BDS, dos carburadores Holley 750 CFM y escapes Zoomies. La potencia, estimada en unos impresionantes 740 CV, se transmite a través de una transmisión manual de dos velocidades y, atendiendo a su origen BMW, la suspensión trasera proviene de un BMW M3. Las ruedas delanteras son unas BF Goodrich G-Force, mientras que en la parte trasera utiliza una única rueda de 13 pulgadas, proveniente de un dragster, calzada con un neumático Sumitomo HTRZ II. Todo ello imbuido en un vehículo cuya longitud total es de 3,75 metros (12 ft. 4 in.).

Su cotización final ha alcanzado los 92.000 dólares.

BMW Isetta 300 Police Car de 1961

Si antes hablábamos del Iso Isettacarro, no menos curiosa resulta esta variante del conocido Isetta, equipado como coche de policía. El Isetta fue un auténtico éxito y se extendió desde su lugar de nacimiento, en Milán, por todo el mundo, siendo construido bajo licencia en infinidad de países. Una de las marcas más influyentes fue BMW que realizó numerosas mejoras, modificaciones y variantes. Este raro ejemplar ejerció como auténtico coche de policía en Niedersachen (Alemania) y estaba equipado con sus centelleantes luces azules y una emisora. Lo que no sabemos es si pudo detener a alguien en una persecución policial. Equipaba un propulsor monocilíndrico de 4 tiempos de 295 centímetros cúbicos que proporcionaba 13,16 CV de potencia. Su longitud es de 2,84 metros (9 ft. 4 in.) y solamente se construyeron unos pocos ejemplares.

Su singularidad ha debido ser una razón más que suficiente para que su actual propietario haya desembolsado 86.250 dólares por él (cifra muy superior a la estimación de entre 40.000 y 50.000 dólares).

Voisin Biscooter C31 de 1957

Gabriel Voisin fue un gran genio, excéntrico, que gracias a la influencia de sus estudios de arquitectura y en la École des Beaux Arts, marcó su propia pauta en lo que a diseño de automóviles se refería. Comenzó fabricando aviones, cuyos modelos fueron elegidos por el ejército francés para equipar a sus tropas en la Primera Guerra Mundial, lo que le permitió amasar una considerable fortuna. Posteriormente se asoció con el ingeniero André Lefebvre (que más tarde diseñaría el 2CV y el DS de Citroën) para construir algunos de los automóviles más originales y brillantes jamás construidos, y que se encuentran entre los coches de colección más preciados hoy en día. Después de la guerra Voisin diseñó el Biscooter (o doble scooter) un sorprendente nuevo concepto minimalista de transporte y su aparición en el Salon du Cycle et de la Moto de 1950 causó auténtica conmoción, obteniendo más de 1.000 pedidos. Este ejemplar fue adquirido a un museo francés y se trata del único prototipo de cuatro plazas que se desarrolló. Utiliza un motor Villiers de 2 cilindros y 2 tiempos, de 197 centímetros cúbicos, que desarrolla una potencia de 9,11 CV. Su longitud es de 2,59 metros (8 ft. 6 in.) y solamente se construyeron 16 ejemplares.

Esta unidad de Voisin Biscooter ha alcanzado un precio final de 80.500 dólares.

Para terminar os dejamos con algunos vídeos sobre estos simpáticos vehículos. En el primero de ellos el “gigantón” Jeremy Clarkson prueba el Peel P50, el “coche más pequeño del mundo”, mientras que en el segundo podéis observar el increíble poder de aceleración del BMW Isetta “Whatta Drag”:



Via RM Auctions

Galería de imágenes:

Ver galeria (14 fotos)

1 COMENTARIO

  1. EXCELENTE INFORMACION,PENSAR QUE LO CONSTRUIDO POR NECESIDAD ECONOMICA(POSGUERRA)AHORA SE CONSTRUYE POR NECESIDAD DE ESPACIO(SMART)
    YO TRAVAJE CON EL ING, VOISIN EN LA CONSTRUCCION DEL BISCUTER ESPAÑOL EN BARCELONA Y CONOZCO TODO SOBRE EL.
    SALUDOS. FRANCISCO ROQUE´EHREMBERG

Deja una respuesta