Ese tipo del bigote rubio que ves en la foto es Max Reisbock. Como a nosotros, ni su cara ni su nombre te dirán nada en absoluto, pero de su inventiva y su habilidad nació un coche.

Reinsbock trabajaba en la década de 1980 para BMW y conducía un Serie 3 sedán (historia del BMW Serie 3). Un buen coche pero que para Max tenía un grave problema: su coche era demasiado pequeño para dar cabida a todo el equipaje de su familia cuando se iban de vacaciones.

Haciendo gala de sus conocimientos, llevó su coche al garaje de un amigo y comenzó a fabricar un familiar a partir del sedán. Tampoco es que fuese una idea revolucionaria (Audi y Mercedes ya contaban con carrocerías de este tipo en su gama), pero a nadie en BMW se le había ocurrido antes. Cortó el pilar posterior hasta el extremo de la zaga, para que el habitáculo aprovechase el espacio que quedaba sobre el voladizo posterior… y luego soldó.

Después de seis meses de trabajo, Max Reisbock y su práctico E30 familiar empezaron a hacerse populares en su entorno… Cuando la dirección de BMW descubrió su coche, se decidió a producirlo, prácticamente sin cambios. Había nacido el BMW Serie 3 Touring. Nos preguntamos si, con algo más de tiempo, del ingenio de Reisbock saldría la última carrocería conocidas del Serie 3, el BMW Serie 3 Gran Turismo, que combina las líneas de una berlina con la practicidad de un portón trasero. Pero dejemos que sea Max que cuente cómo creó el primer E30 Touring:

Fuente: BMW

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta