Suponemos que todo el mundo tiene un objetivo en la vida. El de Colin Furze es entrar en el libro Guinness de los récords. Este hombre del Reino Unido ya consiguió hacer la mayor hoguera (2006), la motocicleta mas larga (2008) y el scooter más rápido (2010). Pero le faltaba el récord de este año par, y aquí está.

Furze ha decidido ser más creativo todavía y ha construido un “musculoso” cochecito de bebé que alcanza velocidades antes inimaginables en el mundo del transporte infantil. La silla de paseo tiene un motor de 10 CV y cuatro velocidades, y parece muy rápido. Todo para fijar un nuevo récord mundial… de sí, lo has adivinado, el más cochecito rápido.

En el primer vídeo que colgó en Youtube, presentando su proyecto, ya realizaba esta advertencia de seguridad, “No hemos puesto un niño de verdad a toda velocidad y no no pude filmarlo en una carretera, sino en un camino privado”. Cuando lo veas, entenderás por qué:

Luego llegó el gran día, en Avon Park Dragstrip (Reino Unido). El récord era de 50 km/h. Por suerte, en esta ocasión se puso un casco. Y sí, lo logró:

Fuente: Colin Furze

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta