Seamos honestos, muchos de nosotros todavía luchamos para aparcar hasta el más mínimo coches modernos en espacios reducidos. De hecho,  los europeos confiesan que es una tarea compleja y a menudo podemos ver maniobras espeluznantes a la hora de aparcar.

Hoy en día, los fabricantes lo saben y están empezando a incluir sistemas de aparcamiento automático en los coches, cada vez más comunes y populares. Pero imagina una cosa. Si hoy en día todavía nos cuesta aparcar a muchos, ¿qué podía ocurrir en Estados Unidos en loa años 50, cuando el tamaño promedio de una berlina familiar era similar a uno de los todoterrenos más grandes actuales?

Pues entonces también innovaban. Antes de la llegada de los sensores, avisadores y las cámaras traseras, a algunas personas muy inteligentes se les ocurrió que la rueda de repuesto se podría utilizar para ayudar a hacer las maniobras de aparcamiento mucho más fácil. Y oye, que después de ver este vídeo promocional, parece un invento bastante bueno, aunque tras el paso de los años hayamos visto que no se generalizó en absoluto. El coche es un Cadillac de 1951. Pero el dueño de este Ferrari hubiese agradecido que los coches lo tuviesen… en 2012.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta