Por las páginas de coches.com han pasado algún que otro coche patrulla espectacular, como los coches de la policía de Dubai que los agentes del Emirato dieron a conocer hace unos meses. Sin embargo, esto de utilizar deportivos como coches policiales viene de lejos, ya que a la hora de perseguir a un malhechor, contar con un superdeportivo ayuda. No sabemos si este Ferrari 250 GTE que la policía romana utilizó desde 1962 fue el primero, pero, desde luego, es el más bonito que conocemos. Y tiene una historia detrás espectacular.

Resulta que, principios de la década de 1960, el crimen organizado agonizaba en Roma gracias a la excelente labor policial. Durante una ceremonia de entrega de premios a su labor, en 1962, el Presidente italiano Giovanni Gronchi, les preguntó qué podía darles para agraderles su trabajo. Ellos respondieron, medio en broma, “Un Ferrari”.

Ferrari 250 GTE polizia Italia 05El caso es que, en aquella época, los políticos se tomaban las cosas más en serio que ahora, así que el presidente de la República se puso en contacto con Enzo Ferrari, para ver cómo podían arreglarlo. Enzo fue generoso y le entregó dos unidades del Ferrari 250 GTE de 1962 para que fuesen usados como vehículos policiales… Aunque tras este gesto filantrópico se ocultaba el genio empresarial: Enzo confiaba en alcanzar un acuerdo futuro para que el Estado adquiriese Ferrari para todas las comisarías italianas.

En Ferrari prepararon dos máquinas, que fueron enviadas a Roma para realizar unas pruebas… durante las cuales uno de los vehículos tuvo un accidente fatal en circuito, por lo que fue enviado a Modena y el porpio Enzo Ferrari asiste en persona a la destrucción del chasis. El otro coche se quedó en Roma, con chasis 3999 y varios agentes fueron a Maranello a un curso de conducción. En ellos, Maresciallo Spatafora demostró ser el más rápido… tanto que Enzo le propuso participar en algunas carreras como piloto Ferrari, pero él rechazó la oferta, contestando que solamente conducía coches de policía.

Ferrari 250 GTE polizia Italia 03En diciembre de 1962 la Policía recibía el Ferrari 250 GTE con su V12 de 3 litros de que rendía 237 CV potencia, el primer motor “verdaderamente” Ferrari de la historia. Se mantuvo en el cuerpo hasta 1968. Durante esos años se convirtió en la estrella de Roma, y de hecho la gente estaba alerta para localizarlo y poder competir contra Spatafora. En 1972 el Ministerio de Interior italiano lo subastó y el padre de Alberto Capelli se hizo con él.

Ahora, los genios de Petrolicious, especialistas en vídeos de coches clásicos (y en coches de policía clásicos como este Alfa Giulia Carabinieri) se reunen con Alberto Capelli, que cuenta una historia que parece sacada de una película:


Fuente: Petrolicious
Galería de fotos:

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta