El Porsche 911 ya es de por sí una máquina bastante rápida. Pero siempre hay quienes quieren más y más, y para ese cometido está el Porsche 911 GT3 RS. Un deportivo con mayúsculas que se encarga de infundir el miedo allá donde va. Su último hito, acercarse al récord de vuelta rápida en el circuito Michelin Raceway Road Atlanta, tan solo superado por su hermano el 911 GT2 RS.

Situado en Braselton, Georgia (EE.UU.), el trazado de Road Atlanta apenas llega a los 3,9 km. No es un monstruo como Nürburgring Nordschleife, pero es un circuito técnico y dinámico de alta velocidad con giros difíciles. Una enorme recta principal y un ligero giro de izquierdas que, sobre el papel, puede parecer sencillo. Pero incluso los conductores más experimentados llegar a sudar un poco para hacerla “a fuego”.

Aprovechando el porte de tener el 911 GT2 RS en pista –y haber parado el crono en un tiempo récord de 1:24:88 minutos–, los de Stuttgart quisieron comprobar cuán rápido era la versión atmosférica frente a la biturbada. El resultado fue un tiempo de 1:26:24 minutos, poco más de un segundo detrás de una versión sensiblemente más radical y con mucha más potencia. Para el deleite de los aficionados, Porsche grabó la hazaña desde una cámara interior.

Los impresionantes atributos de los que goza el 911 GT3 RS son fáciles de apreciar en el vídeo. El medidor de fuerzas G (en parte inferior) muestra unas fuerzas laterales que se alzan hasta los 1,7 G en algunos momentos puntuales. Incluso en frenadas fuertes se llegan a alcanzar los 1,5 G. El único punto donde el GT2 RS tuvo mayor ventaja fue en la recta de atrás, donde superó los 278 km/h frente a los 259 km/h del 911 GT3 RS.

Y es que resulta normal que el Porsche 911 GT3 RS meta miedo en la pista. Sus especificaciones técnicas son realmente impresionantes: 520 CV extraídos de un bloque de seis cilindros bóxer de 4.0 litros sin la ayuda de ningún tipo de sobrealimentación. Es capaz de alcanzar los 100 km/h en 3,2 segundos gracias a una veloz caja de cambios automática de doble embrague y volar hasta los 310 km/h de velocidad máxima. Por supuesto, es una delicia ver como roza las 9.000 vueltas.

En comparación, su hermano mayor, el 911 GT2 RS produce 710 CV gracias a la ayuda de una pareja de turbocompresores. También venció al Corvette ZR1 de 765 CV y, aunque solo le sacase un par de décimas de segundo en una vuelta rápida, hay que tener en cuenta que la diferencia entre el modelo norteamericano y germano es el equivalente al de un Skoda Octavia RS 245.

Fuente: Porsche
Galería de fotos del Porsche 911 GT3 RS:

Ver galeria (10 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta