Poner el coche a dos ruedas es una maniobra al alcance de pocos. Lograr récords como ir a 186 km/h o completar Nürburgring de esta manera son hazañas que han completado algunos especialistas. Y en este terreno Terry Grant es uno de los grandes. El británico ya ha tenido varias apariciones estelares a dos ruedas y casi todos los años se deja caer por el Goodwood Festival of Speed para hacer alguna de las suyas.

En 2011 comenzó con un Nissan Juke haciendo la milla más rápida sobre dos ruedas con un tiempo de 2 minutos y 55 segundos. En 2015 rompió todos los esquemas con el Juke Nismo RS al batir el récord con una marca de 2 minutos y 10 segundos. El pasado año se puso al volante de un Range Rover Sport SVR y este año ha querido mejorar la marca y demostrar que es un vehículo con el que también se pueden hacer algunas virguerías.

El SUV de más de dos toneladas es una de las referencias, uno de los más rápidos del segmento. Recientemente se sometió a un lavado de cara para aumentar su potencia hasta los 575 CV y 700 Nm de par. Lo hace gracias a su motor V8 sobrealimentado de 5.0 litros, una máquina con una puesta a punto radical que permite al Range Rover Sport SVR acelerar de 0 a 100 km/h en 4,5 segundos y alcanzar una velocidad máxima de 283 km/h.

Aunque para esta singular prueba no era necesaria toda la potencia, sino la pericia al volante de Terry Grant. A juzgar por su expresión y por el movimiento de sus manos al volante, mantener el coche en esa posición requiere la máxima concentración y precisión posibles. Hay momentos que en algunas curvas la carrocería llega a estar peligrosamente cerca del suelo. Pero como se observa en el vídeo anterior, finalmente logra la hazaña de completar la milla en 2 minutos y 24,5 segundos.

Hay que añadir que ese fue el segundo intento. A continuación os dejamos una muestra de un primer intento que no saldría como debería por culpa de una pared llegando al final del recorrido.

Fuente: Goodwood Road & Racing

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta