En el mes de julio tendrá lugar el Gran Premio de Austria y parece que el equipo Red Bull Racing ya está preparando la carrera. Aunque no todo va a ser entrenar con sus Fórmula 1, los pilotos Daniel Ricciardo y Max Verstappen, también han tenido tiempo para divertirse en el Red Bull Ring. Una original acción promocional ha dado lugar a una de las carreras más disparatadas que hayamos podido ver últimamente.

Los pilotos se enfrentan en un cara a cara con un Aston Martin Vanquish Volante y el nuevo Aston Martin Vanquish S Volante. Hasta ahí va bien la cosa, una carrera entre dos elegantes y deportivos descapotables con los colores de la escudería de la Fórmula 1… Pero no iba a ser tan simple y por ello han decidido incorporar una caravana a cada uno y complicar un poco las cosas. ¡Que comience el espectáculo!

Ambos modelos van equipados con sendos motores V12 atmosféricos de 6.0 litros, por lo que no les costará demasiado cargar con las caravanas. En el Vanquish Volante desarrolla 573 CV, mientras que en el Vanquish S Volante la potencia se eleva hasta los 603 CV. En recta no hay problemas, pero la cosa se empieza a complicar cuando llegan las curvas. Debido a las inercias (no van precisamente despacio), las caravanas empiezan a oscilar y a quedarse sobre una rueda.

Ricciardo y Verstappen se lo pasan de lujo haciendo el bruto en el circuito. Los pilotos de Red Bull Racing no se cortan y las caravanas empiezan a sufrir desperfectos debido al roce con el asfalto. El siguiente paso es aún peor, pues la caravana de Verstappen se desarma por completo, quedando solamente la base. A Ricciardo le da envidia y termina haciendo lo mismo entre risas. En definitiva un vídeo entretenido que será lo más llamativo que veas hoy.

Fuente – Red Bull Racing

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta