¿Qué es un coche deportivo? La eterna pregunta a la que ya hemos intentado responder en alguna ocasión tiene infinitas interpretaciones. Lo que está claro es que persona tendrá su propia definición y valorará unas características por encima de otras. Sin embargo, muchas veces la concepción está ligada a la potencia que tenga el coche, pero ahora llega el Suzuki Swift Sport para desmentirlo.

Si echamos la vista atrás tenemos como ejemplo a aquellos maravillosos GTI de los años 80 y 90, coches que destacaban por su ligereza y dinamismo más que por sus niveles de potencia. Ese ejemplo es precisamente el que quiere seguir el pequeño urbano japonés, que se desmarca del resto de rivales de su segmento. Porque ya es bastante habitual ver cómo algunos modelos superan los 200 CV y, sin embargo, no ofrecen las sensaciones del Suzuki Swift Sport.

La clave precisamente es que la mayoría de fabricantes han jugado en la liga de ganar mucha potencia y ofrecer unas prestaciones superlativas, pero pecando también de contar con un exceso de peso. El Swift Sport apenas supera la tonelada y eso habla muy bien a su favor, pues es el más ágil del segmento con bastante diferencia. Porque si hablamos de diversión no hay que fijarse en el que llega más rápido, sino en quién disfruta más del camino.

Es cierto que podemos criticarle nuevo Suzuki Swift Sport MHEV 48V la pérdida de potencia al incluir el sistema microhíbrido. Es cierto que las prestaciones se han resentido y que podríamos pedirle un poco más. Pero también es cierto que con apenas 129 CV de potencia (menos que la mayoría de SUV que vemos por las carreteras) es uno de los coches más agradecidos de llevar por sus sobresalientes cualidades dinámicas. Suscribimos la mítica frase de Colin Champman, fundador de Lotus, que decía «quítame un kilo antes de darme un caballo«. No es necesaria una potencia indecente para pasar un buen rato al volante.

Galería de fotos:

Ver galeria (56 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta