Tremendas escenas las vividas hace unas semanas en la ciudad bielorrusa de Grodno, al oeste del país, cerca de la frontera con Polonia. Una cámara de seguridad captó el momento en que un tanque aplasta un Volkswagen Polo.

No, no se trata de maniobras militares ni de una película. Fue un accidente real. El utilitario era conducido por un señor, que viajaba con su nieto. El niño no sufrió daño alguno, mientras que el conductor apenas sufrió un rasguño en el brazo, si bien necesitó ser excarcelado del vehículo por los servicios de emergencia (recordarte, en este punto, lo importante que son las hojas de rescate).

En un primer momento pensamos que era un vídeo como aquellos que veíamos de los vestigios del ejército de la URSS, que campan a sus anchas por vías públicas. Pero no. La policía había cortado el tráfico en la vía para que un grupo de blindados, que se dirigían a realizar unas maniobras, se incorporasen a ella sin peligros.

Pero todo puede ocurrir y uno de los tanques derrapó ligeramente al conducir a una velocidad excesiva en pleno giro… El resultado: choque con el Volkswagen Polo. El señor se llevó el susto de su vida (atento al vídeo más abajo), pero puede contarlo:

Fuente: Саша Саньок

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta