Los vehículos actuales cuentan con multitud de sensores para facilitar y ayudar en la conducción, pero en ocasiones éstos pueden jugar una mala pasada. Y es el caso que os traemos hoy, en el cual debido a la obstaculización de uno de ellos se produjo un accidente masivo.

El incidente tuvo lugar al inicio de una carrera ciclista celebrada en Bélgica el pasado 3 de marzo. Uno de los organizadores del evento estaba situado en la parte superior de un Renault Koleos dando el pistoletazo de salida cuando de pronto el coche se detuvo en seco propiciando multitud de caídas a la salida de la etapa.

Por un primer momento se pensó que la detención del vehículo se debió a un fallo en la transmisión. Pero si observamos las imágenes podemos apreciar cómo el portador de la bandera, que marcaba el comienzo de la carrera, apoyó el brazo sobre el sensor del espejo retrovisor generando la detención inmediata del auto.

El Renault Koleos cuenta con un sistema de frenado de emergencia activo, del cual existen dos tipos. El primero de ellos cuenta con un sensor de radar, ubicado y camuflado en el parachoques delantero, y una cámara frontal ubicada en el salpicadero. El segundo tipo sólo emplea el sensor de la cámara radar.

El sensor de radar calcula la distancia que separa al vehículo del que está en frente y alerta al conductor del peligro. En el caso de que el conductor no responda a dicha alerta se produce la frenada automática. Esto último es lo que aparentemente sucedió con el organizador de la carrera, el cual tapaba dicho sensor del parabrisas.

Por suerte ninguno de los ciclistas involucrados en el incidente resultaron gravemente heridos. Eso si, la salida de la carrera tuvo que ser repetida y probablemente esta vez sin un Koleos marcando el inicio de la etapa.

Fuente: Jalopnik y HELLA

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta