Si te preguntas por qué nadie quiere subir nunca contigo en el coche, o porque los demás conductores siempre están pitándote, aquí te explicamos algunas razones:

O vas muy lento, o demasiado rápido

En este primer apartado englobamos a dos tipos de personas. En primer lugar esas que van muuuuuuy lento, ya sea por miedo o por distracción. Tenéis que daros cuenta que así el copiloto o bien se muere de miedo o de aburrimiento. Si vosotros tenéis miedo, los pasajeros tienen miedo. Lo único que necesitáis es conducir con seguridad, pero tampoco te relajes mucho.

Luego están los que conducen lento porque van pensando en sus cosas, los copilotos lo notamos! Cuando vais a 20 km/h nos damos cuenta que estáis pensando en algo que os distrae, incluso, de la conducción. Y en segundo lugar están los que se creen que están en la F1. Para ellos no existen las rotondas, los cruces, ni los badenes. Si eres de los que conduce así, reduce, porque a tu piloto le va a dar algo!

No sabes que hay algo que sirve para indicar el cambio de carril

intermitentes

Sí señores/as, hay un intermitente, el cual deberías usar siempre que quieras cambiarte de carril, para salir de la rotonda o seguir en ella (si vas por el carril de fuera), y para realizar maniobras. Los intermitentes están ahí para algo, no para decorar. Esto no suele afectar tanto al copiloto, ya que muchas veces ni se dará cuenta, pero al resto de conductores les gustaría saber si vas a salir de tu aparcamiento o vas a cambiar de carril.

Tu coche parece un vertedero

Hay gente que parece que no tiene casa, porque llevan todo en el coche, desde ropa sucia hasta restos de comida. Entendemos que algún día hayas tenido que cambiarte o comer en el coche, pero no lo dejes todo ahí! A los pasajeros puede darles más asco entrar en tu coche que en un cubo de basura.

Eres multitarea

Estás conduciendo, no creo que necesites mirar tus redes sociales, mandar un mensaje, maquillarte, comer, fumar, ni buscar una canción en el móvil, y por favor, programa tu navegador con el coche parado. Esto pone de los nervios a los copilotos y además, necesitas estar 100% concentrado en la carretera para evitar accidentes. Nunca sabes qué hará el conductor que tienes al lado.

Necesitas un campo de fútbol para aparcar

Audi  Q3 aparcameinto Canada

En serio, ¿cómo te han dado el carnet de conducir? A lo mejor no estaría mal irse a practicar tu técnica de aparcamiento, ya que a tu copiloto se le va a salir el corazón! No hace falta tener 3 sitios para poder aparcar ni te están cronometrando para ver como de rápido lo haces.

Te crees el dueño de la calle

Además, si eres de los que se suben encima de los bordillos impidiendo el paso a peatones o aparcan en sitios que no deberían, por ejemplo en las plazas de discapacitados, piensa en los demás.

Eres un poco come-maleteros

No sabes qué es la distancia de seguridad, pero por mucho que te acerques al coche de delante éste no va a ir más rápido. Puede, incluso, que le pongas nervioso y vaya más lento. Sabemos que hay gente que va muy lenta, sí, pero pegándote no consigues nada. Además, en el caso de una frenada de emergencia no vas a tener tiempo de reacción.

Estos suelen ser los mismos a los que les gusta frenar en el último momento… ¿Que viene una rotonda? Si puedes reducir la velocidad antes de entrar en ella, ¡mucho mejor!

Tienes complejo de GPS

Sí, los que pensáis que sabéis llegar a todas partes y siempre os perdéis, que sepáis que para eso están los navegadores. Cuando te pierdes la primera vez no pasa nada, una segunda vez puede ser hasta gracioso, pero a la tercera tu copiloto te odia, porque seguramente ya no lleguéis a vuestro destino en hora. No hace falta tener un coche con navegador, tienes un GPS en tu smartphone, que te puede ayudar a ahorrar gasolina.

Pero si no eres un buen conductor no te preocupes, siempre puedes decir que ¡es algo genético! Ya que la Universidad de California dice que si una persona no segrega bien la proteína BDNF se limita su capacidad para conducir correctamente.

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta