Audi es uno de los fabricantes pioneros en construcción ligera de la industria del automóvil. La carrocería Audi Space Frame, una tecnología que ha revolucionado el modo de fabricación de esta parte del coche  fue inaugurada en 1994 con la primera generación del Audi A8. Con el paso de los años, el fabricante alemán ha ido mejorando esta tecnología hasta llegar a su última etapa de desarrollo, la carrocería multimaterial ASF que incorporará el próximo Audi A8.

Este tipo de construcción multimaterial utiliza una combinación de aluminio, acero, magnesio y polímero reforzado con fibra de carbono que reduce el peso global del vehículo y aumenta su rigidez torsional; un factor clave para conseguir un buen comportamiento dinámico y una buena acústica.

Desde que en 1994 lanzase su primera carrocería con tecnología avanzada, Audi ha presentado varios modelos que han influido en la manera en que la industria del automóvil desarrolla sus carrocerías. Estos son los modelos más representativos:

Audi A8 (1994)

Con la primera generación del Audi A8, la compañía se convirtió en uno de los primeros fabricantes en desarollar carrocerías utilizando aluminio como material principal. El trabajo de desarrollo, que se inició en 1982, produjo 40 solicitudes de patente y concluyó con su presentación en el Salón de Frankfurt de 1993. Esta carrocería ya recogió la designación ASF (Audi Space Frame), que causó sensación con su carrocería sin pintar acabada en aluminio pulido brillante como la plata.

La carrocería de aluminio del Audi A8 pesaba sólo 249 kilogramos. De los 334 componentes individuales, el aluminio era el material dominante, constituyendo el 71 por ciento del total de la carrocería. La carrocería de aluminio ASF de la primera generación del Audi A8 permitió que el coche fuera un 40% más ligero comparado con un diseño convencional de acero. Esto supuso el inicio de una espiral de desarrollo entre los productores de acero que ha llevado a que, desde entonces, los nuevos aceros de alta resistencia hayan multiplicado este valor por cinco.

Audi TT (2006)

La segunda generación del Audi TT fue el primer vehículo de la marca en incorporar la revolucionaria carrocería ASF multimaterial. El módulo frontal, la parte central de los bajos y la superestructura del compacto deportivo utilizaban aluminio, un material que representaba hasta el 68 por ciento del total de peso del vehículo. Por otro lado, el acero fue el material principal con el que se construyeron la sección posterior del los bajos y la parte trasera. Para asegurar una buena distribución de peso, las puertas y el portón trasero también se realizaron en acero.

En comparación con su predecesor (carrocería fabricada 100 % en acero), el nuevo concepto redujo su peso hasta en 90 kg. Además, permitió una excelente distribución de peso entre ambos ejes, con una rigidez torsional notablemente mayor; dos aspectos clave para conseguir el comportamiento dinámico característico de un coche deportivo.

Audi R8 (2007)

Para el R8 2007, Audi transfirió por primera vez el concepto ASF a un deportivo de alto rendimiento. El peso total de la carrocería era de 206 kilogramos y también estaba formado por múltiples materiales. Los perfiles extruidos en aluminio desempeñaban un papel fundamental en la carrocería ASF del nuevo deportivo, representando alrededor del 70% del peso total de la carrocería. Las piezas de aluminio fundido estaban presentes en un 8% y los paneles de aluminio alcanzaban el 22%.

Además, Audi también incorporó materiales ultraligeros, especialmente en el R8 Spyder 2009, donde las paredes laterales traseras y la cubierta de la capota se fabricaban en polímero reforzado con fibra de carbono (CFRP)

Audi A8 (2010)

La tercera generación del Audi A8 presentó de nuevo avances bastante relevantes. En su carrocería ASF, construida a partir de 23 elementos individuales, se utilizaron trece tipos diferentes de aluminio. Los pilares B se fabricaron en acero de alta resistencia estampado en caliente. La carrocería de la berlina en su versión de batalla estándar pesaba sólo 231 kg (una cifra increíble para un modelo de estas dimensiones).

Con estos componentes de mayor resistencia, Audi incrementó la rigidez hasta en un 25 por ciento, al tiempo que se redujo el espesor del material y el peso hasta en un 20 por ciento.

Audi R8 (2015)

Con el Audi R8 2015, Audi redujo una vez más el peso del ASF, esta vez hasta los 200 kilogramos para el Coupé que pudimos probar. El factor decisivo para este logro fue la combinación de aluminio y CFRP (polímero reforzado con fibra de carbono).

Los componentes CFRP forman la columna vertebral del ASF y representan un 13% de los materiales utilizados. Los módulos delantero y trasero de la carrocería del nuevo Audi R8 están fabricados en elementos de fundición, perfiles y paneles de aluminio. La parte exterior de la carrocería, incluyendo puertas y capós, está realizada enteramente en aluminio.

Fuente: Audi
Vía: Newspress

1 COMENTARIO

  1. Audi es la marca de coches que mas renueva la tecnología. Mercedes hace muy buenos vehículos aunque considero que son más clásicos o menos innovadores. De BMW no opino porque no conozco esta marca.

Deja una respuesta