Este autobús Chevrolet Viking comenzó sus andanzas en 1959 y se jubiló no hace mucho. Pero el destino le tenía preparada una sorpresa. En lugar de acabar con su chasis en un desguace, ahora es una acogedora casa de campo sobre ruedas. Diseñada para transportar a 12 pasajeros más el conductor, puede ser también una excelente casa de invitados, con dos o tres camas, ya que cuenta con aseo y electricidad (de 120 y 12 Voltios).

Cuando uno observa el bus antes de su restauración parece increíble que se trate del mismo. Winkelman, su creador, tuvo que rehabilitar casi todo el bus. Se reconstruyó toda la parte exterior, a imagen y semejaza a la original, y en la parte mecánica se compraron piezas originales de segunda mano y se construyeron otras nuevas solo para este proyecto.

autobus hotel 11La idea que subyace tras esta transformación es que la gente simplifique su estilo de vida y que disfrute del camino mientras viaje, más allá de llegar de un punto a otro en el menor tiempo posible. Este autobús fue remodelado para un cliente en busca de múltiples opciones de transporte para familias o grupos, así como algo de espacio que pueda ser utilizado en un momento dado como dormitorio de invitados extra, como comentábamos al inicio del artículo.

A pesar de que exteriormente el autobús quedo muy bonito, la parte interior (que corre a cargo de Vince Moulton Interiors) es la estrella del cambio de imagen. El cliente de Winkelman quería que el diseño del interior fuese una mezcla de hippy y ambiente marroquí, lo que dio una personalidad única al autobús. El ambiente de los años sesenta se completa con múltiples objetos de colores, lámparas con borlas y grabados de estilo marroquí.

autobus hotel 06Para continuar con la estética de los años sesenta se ha utilizado roble blanco para la carpintería interior, con un suelo de pino que imita a los suelos originales de las casas antiguas. No es la primera de estas transformaciones que conocemos en coches.com. No hace demasiado conocimos al estudiante de arquitectura que transformó un bus como proyecto de fin de carrera o un autobús israelí  convertido en casa de lujo. Estos cambios no son exclusivo de los buses, sino que los diseñadores también crean hoteles en camiones clásicos o incluso una pizzería móvil, con horno de leña incluído.

Fuente: Winkarch
Galería de fotos (Winkelman):

Ver galeria (14 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta