El imparable avance de los coches autónomos y los eléctricos hace que cada día haya espacio para varias novedades en el futuro de la conducción. Hace unos días Goldman Sachs denominaba el litio como la nueva gasolina, prediciendo un importante auge para 2025. También Uber sorprendía a sus clientes de Pittsburgh con viajes en coches autónomos, aunque acompañados por un técnico y un ingeniero.

Y como parece que el futuro recae en estas dos esferas, se sigue mejorando su tecnología. Uno de los últimos avances se ha centrado en los escáneres láser de los coches autónomos, que registran el entorno a través de dispositivos LIDAR para que el vehículo pueda enfrentarse a los retos de conducir por ciudades repletas de obstáculos.

Una start-up llamada Quanergy ha determinado que estos escáneres no son nada elegantes, y ha diseñado unos pequeños ojos para que no sean tan feos como estos de Uber.

taxi uber autonomo

La razón de su robustez es que emplean piezas móviles -espejos giratorios- que dirigen los láseres que barren el mundo. El objetivo de Quanergy es que quepan dentro de la propia estructura del coche y tengan el tamaño de un puño. Además ofrecen mayor resolución y alcance, ya que llegarán a los 200 metros frente a los 120 convencionales. Asimismo podrán centrar su atención en puntos de interés, y reducir averías al prescindir de piezas móviles.

sensor quanergy

Los creadores acudieron a la empresa se sensores Sensata para su fabricación, prevista para principios del próximo año. El resultado esperado es que estos sensores se oculten detrás de la parrilla del radiador del coche o dentro de los espejos retrovisores.

¿El precio? Unos 225 euros, y se necesitarán tres para que sean equivalentes a la vista de 360º de la que disponen los grandes sensores “tradicionales”. Un precio muy por debajo de los que se encuentran instalados en los vehículos autónomos actualmente.

Fuente: Quanergy

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta