En el panteón de los modelos de Stuttgart puede que se adore al rey 911 sobre el resto de todas las cosas (aquí tienes la historia del Porsche 911 si dudas por qué) pero sin duda junto a él estará, incluso por delante del Carrera GT, el Porsche 959. Este modelo, dado a conocer por primera vez en el Salón de Frankfurt de 1985, fue pionero en materiales compuestos, turboalimentación, suspensión adaptativa… un compendio de toda la tecnología que podía llevar un coche en aquella época.

Era un auténtico monstruo. Cuando se lanzó se convirtió en el coche de producción más rápido del mundo, pues alcanzaba nada menos que 313,8 km/h (tuvo que venir otra maravilla, el Ferrari F40, a destronarlo.) Entre 1986 y 1989 se fabricaron apenas 337 unidades y se le vió participando en las 24 Horas de Le Mans e incluso ganando el Dakar). Pero nunca, nunca, se fabricó un Porsche 959 Cabrio. Sin embargo, existe uno, este, con una curiosa historia detrás.

Porsche 959 Convertible 10

Porsche 959 Convertible 05
Porsche 959 Convertible 06

El único Porsche 959 Convertible está en estos momentos cerca de Venecia, una ciudad tan curiosa como el vehículo que nos ocupa. Lo tienen en ADR Motorsport, una empresa que trata sólo con coches de la firma alemana. No es público el precio por el que se vende, pero sí su historia.

El coche fue entregado nuevo en 1987 al piloto de carreras alemán Jürgen Lässig, que pilotaba Porsche 956 y 962C en la década de 1980 y principios de 1990. El bueno de Lässig conducñía su flamante 959 a unos 140 km/h por una autopista alemana cuando un Audi se interpuso den el camino y acabó volcando.

Porsche 959 Convertible interior 05

El techo sufrió daños considerables. Auto Becker, una empresa alemana, compró el vehículo y se puso a restaurarlo restauración.En ese proceso, vieron que sería más adecuado dejarlo como convertible. Inspirándose en el Porsche 911 Cabrio, la empresa cortó el techo del 959… y nació el primer Porsche 959 Cabrio de la historia. No sólo eso, sino que la plancha metálica, con el techo solar incorporado, se mantiene como un techo rígido para los días fríos (y se puede almacenar en una caja de madera construida a propósito (exageradamente gigantesca).

Ya sabes. si quieres esta variante única de uno de los mitos del automovilismo de los años 80, que hoy en día cuenta en su odómetro con apenas 8.100 km, pintado en blanco y con el interior azul, ya sabes dónde encontrarlo. Eso sí, te aseguramos que no será barato.

Vía: Classic Driver
Galería de fotos:

Ver galeria (20 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta