En Ford continúan experimientando con sus tecnologías para que los conductores y ocupantes de sus vehículos no sufran al pasar por  los baches. Hace tiempo conocimos el lugar donde ensayan con sus suspensiones para mejorarlas, la pista belga de Lommel, el lugar donde más y más variados baches vas a encontrar en el mundo.

Los desarrollos producidos tras estudiar tanto sobresalto comienzan a cobrar sentido, pues, en la versión Sport del Ford Fusion 2017 (la evolución del Ford Mondeo 2015 que probamos) dispone ya de una suspensión antibaches (pot hole mitigation, se llama) que promete un comportamiento muy bueno, a tenor de las informaciones que ha hecho públicas la marca.

Es de esperar que podamos contar con esta tecnología en la renovación del Mondeo. Se trata de un sistema que minimiza el impacto de los baches sobre los ocupantes, al igual que el sistema Control Activo de Habitáculo de Nissan (integrado en el Chassis Control) o la suspensión Magic Body Control del Mercedes Clase S, que funciona gracias al Road Suface Scan.

Ford Fusion pothole mitigation - 1

Ford emplea un sistema que consta de doce sensores de alta resolución que adaptan los amortiguadores cada dos milisegundos para ofrecer la mejor respuesta del vehículo a cada situación. Al detectar el borde de un bache, la electrónica adapta los amortiguadores a los ajustes más rígidos para que la rueda no caiga en toda la profundidad del bache y no se transmita la sacudida habitual que perciben los pasajeros en estos casos. Al mismo tiempo, la suspensión trasera recibe una señal desde la rueda delantera que le alerta y se prepara para responder más rápido antes de la llegada del bache.

Como decíamos, la tecnología la estrena el Ford Fusion Sport 2017 que además del motor gasolina 2.7 V6 Ecoboost con doble turbocompresor de 325 CV, equipa la suspensión adaptativa CCD (complementada con esta tecnología para que sea más cómodo), que permite regulación entre un modo Normal o Sport (con respuesta más rápida y menos balanceos).

¿Si funciona el sistema? Nada mejor que este vídeo para demostrarlo. Ford coloca en un socavón unas cuántas pelotas de ping-pong. El coche debe “sobrevolarlas” sin dañarlas, gracias a esta nueva tecnología. Es obvio que lo consigue (es un vídeo oficial de la marca), pero es curioso de ver:

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta