Logo de Noticias Coches
Carretera con curvas Jaguar XK
Luis Blázquez

Trazar una curva como un profesional: de forma eficaz y segura

¿Piensas que eso de tomar curvas tan solo es girar el volante y ya está? Sí es así, te permitimos que lo pienses más detenidamente. Porque hay muchos factores a tener en cuenta a la hora de trazar un giro, y requiere de ciertos conocimientos teóricos y de técnica al volante para hacerlo correctamente. Porque, si bien en una autovía los giros son bastante leves, en una carretera de montaña –o convencional en general– hay que ser tan cautos como precisos para disfrutar de una conducción dinámica y segura.

Si deseas tallar una curva fascinantemente rápida, es mejor que comprendas cómo determinar la línea más eficiente alrededor de ella. No importa si has dominado las técnicas de tomar curvas como Michael Schumacher, si no estás en la trazada correcta, no serás más rápido que un piloto del barrio.

Para muchos conductores, las curvas suponen un reto que pone a prueba la habilidad al volante. Reducir velocidad antes de empezar a girar, dibujar la trayectoria más amplia posible y acelerar al salir de la curva, son las claves básicas para trazarlas con seguridad.

Pasos para trazar bien una curva

Las curvas son un placer y un reto a partes iguales. Ofrecen a los conductores la oportunidad de probar su destreza al volante, pero también pueden representar todo un desafío, dado que las inercias que provocan las transferencias de peso del vehículo pueden jugarte una mala pasada, a ti a los demás conductores que pueden pulular por la carretera. Siguiendo unos sencillos pasos, podremos mantener todo bajo control. Sigue leyendo para aprender los pasos a tener en cuenta.

¡Atención, que vienen curvas! Para afrontar un trazado revirado, primero debemos saber cómo es. La anticipación es básica, por eso es preciso mirar al frente, lo más lejos posible, para poder adaptarnos a él.

La señalización es clave. Los paneles direccionales nos indican, no solo el sentido de la curva, sino también cuánto tenemos que reducir la marcha respecto a la velocidad de la vía. Un panel obliga a desacelerar entre 15 y 30 km/h, dos entre 30 y 45 km/h y tres, más de 45 km / h.

Antes del giro. Si hay que frenar o reducir la marcha, el momento de hacerlo es antes de entrar en la curva. “Cuando las ruedas del coche están todavía rectas es cuando contamos con mayor estabilidad”, explica Suárez.

Una curva, múltiples circunstancias. La velocidad y la frenada deben adaptarse a las condiciones de cada momento. Una curva no será igual en un día soleado que uno con lluvia o hielo. Tampoco con niebla o de noche.

La trazada más efectiva. Para minimizar al máximo el radio de giro es vital aprovechar bien el espacio del carril, ciñéndonos al exterior de la curva para dibujar la línea más amplia posible. En las curvas de izquierdas, además, esto nos aportará mayor visibilidad. A medida que el coche se vaya adentrando en la curva, el conductor se irá acercando al extremo interior, cuidando por no salirse del carril.

Control al volante. Las manos deben estar siempre correctamente colocadas tras el volante. Por analogía con las agujas del reloj, la posición óptima son, o las 10:10 o las 09:15 h. En una curva, esto es todavía más importante si cabe, ya que, de lo contrario, nos puede dificultar cualquier rectificación de la trayectoria. Es clave girar de forma progresiva, sin movimientos bruscos y con una velocidad constante.

Aceleración a la salida.  Una vez finalizada la curva, cuando las ruedas estén rectas, acelerar nos ayuda a salir con la máxima estabilidad para prepararnos para el siguiente giro. Aquí, como en todas las fases de cómo tomar una curva como un profesional, la suavidad debe ser una premisa básica. Ahora solo queda disfrutar de la conducción y del paisaje.

¿Y si peco de exceso de motivación?

Ya hemos explicado cómo hay que actuar para afrontar un tramo revirado con tanta seguridad como profesionalidad. De hecho, es incluso más importante el cómo se afronta la curva antes de llegar a ella, que el cómo se traza una vez en ella. Recuerda que un trabajo bien hecho desde el principio amplia las papeletas para lograr el mismo resultado final; por contra, si ya empiezas truncado, lo más probable es que acabes igual o peor a cómo has comenzado.

De todas formas, pongámonos en el caso de que no reduces la velocidad a tiempo. Hay algunos trucos que podemos ofrecerte que te ayudarán a atravesar la curva, así que no ha de cundir el pánico:

  • Primero, suelta el acelerador y deje que el coche disminuya de velocidad por su cuenta.
  • No pises el pedal de freno con fuerza, sino lentamente para que el vehículo no te responda con una sacudida inesperada.
  • Mira hacia dónde quieresir y, con las dos manos bien puestas sobre el volante y una sujeción firme, traza por esa línea ir y pasarás de manera segura.

La mejor forma de tomar una curva en la que vas algo ligero es tender hacia el exterior, por lo que debes abrazar el borde del firme si golpea una demasiado rápido. A alta velocidad, estarás más seguro cerca del área exterior de la curva.

Un ángulo de dirección más estrecho puede hacer que el coche deslice o incluso vuelque. Si comienzas a derrapar, conocer las reacciones del coche junto con sutiles movimientos en la dirección pueden arreglar las cosas. Por ejemplo, si la zaga te quiere adelantar por la derecha, gira levemente hacia la izquierda, y viceversa.

Conclusiones

La idea para trazar bien una curva, aparte de estar siempre pendientes del entorno, es ir a por la línea de “afuera, adentro y afuera” yensanchar el giro tanto como sea físicamente posible. Al abrirte en la curva, se reduce de forma efectiva la tensión de la misma y, como todos sabemos, si una curva es menos cerrada podemos avanzar más rápido a través de ella. Para ello hay que ir a por el ápice, el vértice que marca la trazada más cerca al interior de la curva. Ese es el lugar exacto donde nuestras ruedas interiores tocarán.

Pero, sin duda, lo más importante es ser inteligente. No puedes tratar de afrontar una curva sin una estrategia sobre cómo vas a trazarla. Es como un partido de fútbol. No solo se juega con una pelota que espera a entrar en una portería cuando un jugador la enchufe, sino que hay un plan cuidadosamente pensado para garantizar la máxima eficacia entre todos los jugadores para que se llegue a ese objetivo. Sin embargo, si la defensa contraria se da cuenta, siempre estarán listos para cambiar y reescribir su agenda de jugadas.

Si dominas cómo trazar bien una curva, independientemente del coche y del tramo, habrás dado el primer paso para convertirte en el mejor piloto que puedas llegar a ser. Es como construir una casa. Una vez que tienes una base sólida, puedes comenzar a construir la estructura.

Fuente: SEAT, Jalopnik

  • conducción
  • seguridad
  • seguridad vial