Hace unos años solamente se planteaba comprar una pick-up alguien que de verdad la necesitara para realizar un trabajo. Siempre han estado concebidos como vehículos industriales con un claro enfoque laboral, al menos en nuestro continente. En Norteamérica, por otro lado, son vehículos que fueron adquiriendo una gran popularidad desde sus comienzos y que actualmente se sitúan entre los más vendidos.

En España sus ventas son todavía escasas y la oferta de modelos bastante limitada, pero parece que las cosas están cambiando. Los pick-up van incrementando poco a poco sus ventas y hay gente que los utiliza como vehículos para el ocio, una opción también muy acertada debido a su polivalencia. Sus características les permiten llevar todo tipo de cosas y circular fuera del asfalto con garantías.

Qué es una pick-up

La definición más pura de pick-up sería «un tipo de camioneta que tiene en su parte trasera una zona de carga descubierta«. Como decíamos, sus orígenes provienen del transporte de mercancías y la necesidad de albergar objetos voluminosos. La cualidad principal, esa superficie que tiene varios nombres (caja o cama los más extendidos en España), queda rodeada por la carrocería por todos sus lados. Cuenta con una puerta en la parte posterior para acceder a la zona de carga.

Otro aspecto que ha caracterizado a las pick-up desde siempre es su chasis de largueros y travesaños. Esta modalidad cada vez menos empleada perdura en estos vehículos y la explicación es que es una construcción más dura que el monocasco. También conocido como chasis de escalera o de doble viga, consiste en dos vigas longitudinales unidas entre sí por unos travesaños (de ahí la forma de escalera). El habitáculo y la carrocería van montados en una estructura independiente y quedan mejor aislados.

Como decíamos, las principales ventajas de este chasis es la resistencia que aporta en terrenos escarpados y ante posibles impactos. Son muy difíciles de deformar y también cuentan con una estructura más simple que suele ser también más barata de reparar. La parte negativa es que el comportamiento en carretera será peor respecto a otros chasis y también que suele ser más pesado que un monocasco. Teniendo en cuenta las necesidades de este segmento, es la opción ideal.

Tipos de pick-up

Actualmente vemos como se ofrecen varios tipos de pick-up en función de las necesidades del usuario. Las clásicas, las más utilizadas para el trabajo, son las de cabina simple. Se trata de aquellos ejemplares que cuentan con una cabina concebida con una sola fila de asientos (con dos o tres plazas). Tener solo esa parte hace que la zona de carga pueda ser lo más amplia posible, de esta forma es más aprovechable y puede albergar objetos de mayor longitud.

Tomando como base esta cabina simple, aparece lo que se conoce como cabina extra. En este caso se extiende ligeramente la cabina para conseguir una segunda fila de asientos muy justa, utilizable solo en ocasiones especiales, a la que se accede desde las mismas puertas delanteras. Otro cantar son las pick-up de doble cabina, que son modelos de cuatro puertas con una capacidad para hasta cinco pasajeros.

En este caso se transforma por completo el habitáculo para tener más espacio con esas plazas adicionales a cambio de reducir la zona de carga aún más que en el caso de la cabina extra. Es la opción más acertada para el ocio por tener cinco plazas y una habitabilidad que está a la altura de cualquier otro vehículo. Son generosas por la altura libre al techo y por el espacio para las piernas, no tanto en anchura o en la plaza central.

Capacidad de carga

La mayoría de compradores de pick-up les interesa su generosa zona de carga. Se trata de una superficie completamente plana y rectangular que va acotada por la carrocería y que tiene una puerta abatible para acceder a ella. Su capacidad dependerá en gran medida del tipo que se elija. Porque en las cabinas simples podemos tener más de dos metros de longitud en esta zona, mientras que en las de doble cabina se suele reducir hasta los 1,5 metros aproximadamente.

En todos los casos la anchura suele estar alrededor de los 1,5 metros por lo que no tiene problema para cargar un europalet. También es interesante analizar la capacidad de carga que tienen las pick-up. En la mayoría de casos suele rondar los 1.000 kg, de ahí su aprovechamiento en el sector profesional. Por otro lado, también se ofrecen todo tipo de accesorios para cubrir distintas necesidades, pudiendo tapar la superficie de carga con cubiertas rígidas a distintas alturas o poniendo un suelo de un material más rígido.

Interior

Antaño, los interiores de las pick-up eran lo más espartano que se podía encontrar en el mercado. Al igual que pasaba con las furgonetas, no había concesiones al lujo y todo era en busca de la practicidad y el ahorro de costes. Ahora las tendencias han cambiado y eso nos lleva a que estos habitáculos sean cada vez más parecidos a los del resto de turismos. Por supuesto, esto dependerá del acabado que se elija, pues para aquellos usuarios que necesiten lo imprescindible se mantendrá esa opción.

En los más avanzados podemos encontrar una dotación realmente completa. Hablamos de sistemas multimedia con una pantalla táctil de generosas dimensiones y con funciones como la navegación o la conectividad con Apple CarPlay y Android Auto. También en la instrumentación puede aparecer una pantalla para hacer las veces de ordenador de a bordo, mientras que la climatización puede ser bizona en muchos casos.

Porque otro campo donde han mejorado mucho las pick-up es el de la calidad percibida. En los acabados de acceso la mayoría de materiales serán plásticos duros que han sido concebidos para tener una gran resistencia y no desgastarse con el paso del tiempo. Sin embargo, en los niveles de equipamiento superiores también pueden aparecer algunas molduras de tacto más agradable e incluso tapicerías de cuero.

Motores y tracción

Aunque la tendencia se ha ido decantando del lado de la gasolina por encima del diésel y se está yendo poco a poco hacia la electrificación, el segmento de las pick-up parece una isla remota al que no le afecta nada. Aquí parece haberse parado el tiempo y hay una apuesta total por el diésel, el tipo de mecánica más adecuada para estos vehículos y que siempre ha estado muy ligada al mundo industrial. No vemos motores de gasolina ni electrificados, por el momento, entre los pick-up en nuestro país.

Viendo todos los modelos que hay disponibles es fácil advertir que la tendencia general es a montar mecánicas turboalimentadas de cuatro cilindros de entre 2.0 y 2.5 litros. También se utiliza algún V6 de mayor cilindrada, pero son minoría. Las potencias suelen estar entre los 150 y los 200 CV, aunque también hay algunas opciones (las de seis cilindros) que son más capaces. El cambio manual es el que viene de serie en todos, pero cada vez más ofrecen transmisiones automáticas.

Otra peculiaridad del segmento pick-up que va en contra de las tendencias actuales (por suerte) es que la tracción total es innegociable. Mientras que cada vez menos usuarios salen fuera del asfalto con sus coches, los compradores de pick-up buscan precisamente esas altas capacidades off-road, de ahí a que la potencia se transmita a las cuatro ruedas en todos estos modelos.

Aquí es habitual el uso de diferenciales, algunos mecánicos otros electrónicos, algunos en el eje trasero otros central. La tracción tiene que quedar garantizada en todo tipo de terrenos y condiciones. Por eso también es habitual que haya distintos modos de conducción y funciones de la tracción. Suele ser conectable, por lo que por defecto serán de propulsión y luego se puede elegir la tracción total, la tracción total con diferencial e incluso un modo con reductora en algunos modelos.

Conducción

Con estas características tan especiales que hemos ido diciendo, conducir una pick-up también es una experiencia algo distinta. Antaño había que ceñirse a una limitación de velocidad específica y no se permitía que estos vehículos pasaran de 90 km/h. Sin embargo, en 2017 se dieron cuenta que de esta medida no tenía sentido y se igualaron sus límites de velocidad con el del resto de turismos. A partir de esta cambio aumentaron la ventas en el segmento pick-up.

Y llegados a este punto, lo primero que hay que comentar de la conducción es la posición elevada y privilegiada que permite dominar el tráfico. También que la visibilidad no es la mejor y que hay que acostumbrarse a sus enormes dimensiones, sobre todo cuanto se va a pasar por ciudad. El radio de giro no es demasiado exagerado y los sensores de aparcamiento pueden ayudar en estos casos.

Como ya comentamos en el apartado del chasis, en carretera convencional no destacará demasiado su comportamiento. Esa disposición hace que se sienta algo rebotona la suspensión, sobre todo cuando va sin carga, consiguiendo un confort en marcha inferior a otros vehículos. Lo mismo ocurre con el aislamiento, que no está tan desarrollado y que deja pasar más ruido a velocidades por encima de los 100 km/h. Sin embargo, hay un punto donde destacan por encima del resto.

Fuera del asfalto las pick-up se convierten en la opción más completa, en vehículos capaces de llegar a cualquier parte gracias a ese chasis tan robusto y a una tracción muy desarrollada. También presentan ángulos todoterreno muy destacados, por lo que no habrá problemas cuando haya obstáculos en el camino. La capacidad de remolque también suele estar por encima de la media.

Seguridad y equipamiento

En este apartado sucede algo similar a lo que veíamos en el interior. Se mejora una barbaridad en temas de seguridad, en parte gracias a que muchas de las ayudas a la conducción ya son obligatorias a nivel europeo. En todo caso, muchos modelos contarán con la frenada de emergencia con detección de peatones, avisador de cambio involuntario de carril, sistema de reconocimiento de señales, control de crucero adaptativo… Si el cliente se lo propone (y paga por ello) podrá contar con todo lo que se ve en el resto de turismo.

Incluso se pueden percibir algunas concesiones al lujo y la comodidad. Hay modelos que pueden llevar asientos con regulación eléctrica y calefactados. También vemos algunos equipamientos que no consideraríamos de este tipo de vehículo como es la iluminación Full LED, los sensores de aparcamiento, la cámara de visión 360º y muchas ayudas a la conducción. No hay que olvidar que incluso algún fabricante premium se adentra en este segmento.

Precio

En nuestro mercado solamente se venden pick-up de un tamaño, en Estados Unidos serían consideradas como medianas. No hay demasiados modelos donde elegir como vimos en la guía de compra y los precios van bastante parejos en todos los casos. Se parte desde los 30.000 euros aproximadamente y la tarifa puede crecer por encima de los 50.000 euros en los modelos más caros y mejor equipados.

Cuando llegue la hora de comprar, intenta mantener el presupuesto, pues es fácil gastar más de lo que planeas. Esto hay que vigilarlo con más precisión en el caso de los premium, que dependiendo del equipamiento pueden engrosar mucho la cuenta final. De todos modos, la regla del 20 / 4 /10 puede ayudarte a no tener agobios económicos en el futuro y a tener en cuenta algunas variables importantes. También te mostramos los errores más comunes a la hora de comprar coche.

Una vez que haya un presupuesto, es hora de comparar los precios de estos coches. En sitios como coches.com podrás buscar entre vehículos nuevoskm 0 y usados seleccionados por su mejor precio. Al comenzar a mirar, observa tantos vehículos como te sea posible y luego vete limitando la búsqueda. Con nuestra aplicación puedes también conocer la evolución de los precios de los coches y optimizar el momento de compra.

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta