A día de hoy, es más que probable que a la hora de comprar un coche nuevo se encuentre un mejor precio si se decide financiar. Casi todos los fabricantes de automóviles suelen llegar a acuerdos con entidades financieras y ofrecen descuentos en el caso de escoger esa vía. Aunque ya hemos hablado otras veces de lo que cuesta financiar un coche y que es algo que hay que planear con cabeza, lo cierto es que en algunas ocasiones puede llegar a ser beneficioso.

En nuestro país se encuentra una tendencia ascendente a pedir préstamos para la adquisición de vehículos. Según la Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de Crédito (ASNEF), en España se alcanzó una cifra de 29.055 millones de euros en este tipo de créditos enero a junio de este año, lo que supone un incremento del 11,7% respecto al año anterior. La apuesta de las firmas es clara, dedican hasta el 47% de su inversión total en nuestro país en esta modalidad.

La explicación del auge de la financiación en la industria automovilística la encontramos en la época de la crisis. Las ventas en España se redujeron a prácticamente la mitad y muchas marcas empezaron a utilizar la financiación como una fórmula de captación de clientes. Para evitar acuerdos con otras empresas, algunas marcas con solvencia crearon sus propias subsidiarias dedicadas a esta tarea, es el ejemplo de BMW Bank, Volkswagen Financial Services o Mercedes-Benz Bank.

La acogida ha sido muy positiva por parte de un cliente que en su mayoría no dispone de solvencia para pagar un coche ‘al contado’. También por parte de los concesionarios, pues ofrecer un descuento por financiar que en muchos casos supera los 2.000 euros es un gancho interesante. La tercera parte, la propia marca, también obtiene siempre su beneficio correspondiente por intereses y en mercados secundarios.

Hace años era impensable terminar ahorrando a la hora de comprar un coche en el caso de financiarlo debido a los altos tipos de interés. Pero lo cierto es que en la actualidad puede llegar a ser una operación rentable en algunos casos a causa de los grandes descuentos. Un ejemplo es el del Citröen C4, que cuesta 13.990 euros, financiando con PSA Financial Services (mínimo de 6.000 euros a 36 meses), mientras que pagando en efectivo parte de los 15.490 euros, una diferencia de 1.500 euros.

En todo caso, es conveniente estudiar cada caso concreto y ‘tirar de calculadora’ para ver hasta donde compensa la financiación de un vehículo. Si estas pensando en esta modalidad para adquirir un vehículo también es recomendable utilizar la herramienta de financiación de coches.com, con la que será más fácil encontrar el interés más bajo.

Fuente – Expansión

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta