Comprar la silla infantil ideal no siempre es fácil. En la actualidad hay una buena oferta de estos sistemas de retención infantil (SRI), aunque muchos usuarios no saben distinguir los que son más adecuados para cada niño o los que ofrecen un mayor nivel de seguridad. Precisamente para dar respuesta a esa última cuestión llegó el Informe Europeo de Sistemas de Retención, organizado por algunas entidades como el RACE. Ahora nos llegan los resultados de la primera oleada del informe 2020.

Ya vimos los resultados de 2019, aunque los test están en constante evolución y los resultados de este año no son directamente comparables con los del anterior. Las pruebas se centran en cuatro aspectos que son seguridad, facilidad de uso, ergonomía y sustancias perjudiciales. Se mide la protección al niño en caso de accidente, si son sencillas de utilizar e intuitivas para evitar errores, que el niño pueda ir cómodo y relajado, además de que cumplen la legislación, las normas y las disposiciones sobre sustancias perjudiciales.

En esta primera oleada se han analizado 28 modelos de sillas, obteniendo en general resultados bastante satisfactorios. 18 modelos obtuvieron cuatro estrellas, mientras que hubo seis modelos que se quedaron en tres estrellas. Esos modelos ya serían una compra acertada, pero nosotros nos hemos querido quedar con los extremos. Hubo solamente una silla infantil que obtuvo la nota máxima de cinco estrellas y que se corona como la mejor compra, mientras que hubo dos que obtuvieron una estrella y que no sería recomendable adquirir.

Silver Cross Dream + Dream i-Size – Cinco estrellas

La Silver Cross Dream, testada junto al Dream i-Size, es una silla infantil adecuada para niños desde recién nacidos hasta los 85 cm (año y medio aproximadamente). Se coloca como la mejor opción según el Informe Europeo de Sistemas de Retención tras haber obtenido las notas máximas tanto en seguridad como en sustancias perjudiciales y unos resultados notables en facilidad de uso y en ergonomía.

Tex Baby Eris i-Size – Una estrella

En el otro lado de la balanza, la Tex Baby Eris i-Size es una sillita para niños de entre 61 y 105 cm (de uno a cuatro años) que se queda con una calificación de una estrella por un fallo grave detectado en las pruebas de seguridad. En el impacto frontal la hebilla del arnés integral que retenía al maniquí de 15 kg no soportó las cargas e hizo que saliera despedido. Aunque no lo hiciese mal en otros criterios, algo así hace que se quede con la nota más baja.

Babyauto Buddy i-Size – Una estrella

La otra silla que se queda con la nota más baja es la Babyauto Buddy i-Size, para niños de entre cuatro y doce años aproximadamente. En este caso el fallo detectado es el mismo que hizo suspender a muchos sistemas en el informe de 2019. En las pruebas se detectó TDCP pirorretardante en cantidades que exceden los límites establecidos en la Directiva 2014/79/UE aplicables a juguetes infantiles. Por este motivo se rebaja la evaluación final hasta el mínimo.

Fuente: RACE

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta