Las visitas al taller son siempre un trance que nadie quiere pasar. Pero hay que hacerlo. Lo ideal es que estas citas sean de manera frecuente y regular. Ocurre como con el dentista: si sigues correctamente nuestra guía de mantenimiento del coche corres menos riesgo de sufrir las averías más caras: tu mecánico será capaz de detectar posibles averáis futuras.

Y es que más allás de las tareas preventivas básicas, hay piezas que conviene cambiar antes de se rompan y produzcan esas averías más caras que puede sufrir un vehículo… o peor aún, un accidente de tráfico.

Todos los datos parece que indican que los ciudadanos empiezan a tomarse algo más en serio el mantenimiento de sus vehículos. Al menos así lo indica Conepa, la Federación española de empresarios profesionales de automoción, que indican que los talleres aumentaron un 4,3% sus operaciones en 2017 respecto al año anterior. Ojo, que por más que uno podría pensar que es debido al envejecimiento del parque móvil español, en absoluto es así: cuanto más viejos, los coches menos van al taller, pues se utilizan menos y sus dueños no quieren invertir en ellos.

Nos llegan ahora unos datos de Autingo, una plataforma que permite reservar cita por internet en talleres de toda España. Según sus datos, estas son las reparaciones más habituales que se llevan a cabo en los talleres españoles:

Cambio del kit de embrague

Es fácil alargar la vida del embrague, pero es ley de vida que este elemento, que conecta motor y caja de cambios, acaba desgastándose y patina, por lo que la potencia del motor no se envía correctamente a la cja de cambios.

¿Cuándo hay que cambiarlo? Busca síntomas como que el coche se revoluciona si engranas la marcha atrás, que pierde fuerza o que le cuesta subir las rampas. Esta reparación varia mucho según el modelo, no te asustes si te piden bastante más de 400 euros.

Cambiar kit de distribución

Uno de nuestros artículos más visitados habla sobre la idoneidad de elegir cadena o correa de distribución. Y es que todo el mundo (o la mayoría, ha oído hablar de las roturas de la correa… pero no es el único elemento que se encarga de “procesar” la energía del coche. Hablamos de poleas, tensores, bombas de agua… y cualquier fallo en uno de estos elementos puede afectar al resto. No suele compensar cambiar solamente una de las piezas… pero el kit completo supera con facilidad los 500 euros.

Cambiar volante de motor

¿Volante motor? Se le conoce también como volante de inercia y es una rueda muy pesada que se encarga de regular el giro del cigüeñal (se ubica en su extremo). Va unido al embrague para transmitor el movimiento del motor a la caja de cambios y de ahí a las ruedas.

Si algo falla, notarás ruidos con el motor al ralentí o al apagarse. Al mínimo síntoma, acude al mecánico, ya que es una pieza bastante cara (más de 700 euros) y a lo mejor se soluciona cambiando el embrague.

Cambiar pastillas de freno

Hace tiempo te explicábamos cómo detectar problemas en los frenos. Es vital que un coche frene bien y de ahí que las pastillas (que gracias a las pinzas se agarran al disco) deben estar en buen estado para que tengan capacidad de fricción. En cada revisión del coche comprobarán si es necesario cambiarlas para que conduzcas con seguridad. Lo mejor, no es demasiado caro, es raro que supere los 160 euros, en los casos menos económicos.

Cambiar la correa de distribución

La correa de distribución sincroniza el funcionamiento del motor. Si se rompe, porvoca una de las averías más graves de un vehículo, ya que el motor continúa funcionado.. y puede dejar el coche inservible. Echa un ojo al libro de mantenimiento del coche. Ahí verás cómo se aconseja que la sustituyas cada cinco años (o entre 80.000 y 120.00 km). Los precios varían mucho, pero cuesta en torno a 350 euros de media. Créenos que si se rompe puede acabar por romper todas tus previsiones económicas durante meses.

Vía: Autingo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta