Ya es oficial. El Parlamento Europeo ha aprobado un cambio de normativa que va a suponer que los vehículos cuenten con más tecnología para evitar accidentes. En apenas tres años, en mayo de 2022, todos los coches nuevos tendrán que contar con estas tecnologías. Si se trata de modelos ya existentes, los fabricantes podrán retrasar su inclusión a 2024.

Estas medidas pretenden mejorar significativamente la seguridad en carretera y reducir la siniestralidad. Las estimaciones que se han realizado, hablan de salvar hasta 25.000 vidas y 140.000 heridos graves en accidentes de tráfico hasta el año 2038.

En las últimas semanas hemos visto que se ha producido una enorme desinformación sobre este asunto, con titulares grandilocuentes que aseguraban que los coches verán limitada su velocidad. Hay algunos fabricantes (como Volvo) que han anunciado que sus vehículos no superarán una velocidad máxima determinada (en el caso del fabricante sueco, 180 km/h), pero lo que ha aprobado el máximo órgano legislativo europeo no va por ahí. Simplemente han hecho obligatorias tecnologías que encuentras ya en algunos modelos:

Asistente inteligente de velocidad

A todos nos ha ocurrido en alguna ocasión conducir despistado y rebasar la velocidad máxima permitida sin darnos cuenta de que en la vía cambiaba. Eso es precisamente lo que pretende el asistente inteligente de velocidad (ISA): advertir al conductor de que se rebasa el límite de velocidad permitido, gracias a los datos que recopila con mapas y el lector de señales de tráfico. Y punto.

No, el coche no actuará en ningún momento para adecuar la velocidad. Únicamente te avisa. Y este sistema, según datos que maneja la UE, podría reducir en un 20% las muertes en la carretera (pena que no desglosasen más esta información). La propuesta de la Comisión Europea era que, además de obligatorio, el conductor no pudiese desconectarlo. Durante las negociaciones se suavizó esta sugerencia y podrá desactivarse. Eso sí, cada vez que se arranque el coche, pues por defecto se activará de nuevo.

La ponente, la eurodiputada popular Roza Thun aseguraba que este sistema permitira al conductor “ser plenamente consciente cuando circula a velocidad excesiva. No sólo nos ayudará a estar más seguros, sino que también ayudará a los conductores a evitar multas de tráfico”.

¿Será útil? Un estudio de la Fundación Mapfre aseguraba que con este asistente tecnológico se hubieran evitado el 69% de los atropellos por exceso de velocidad. También que condiciones meteorológocas adversas, suciedad en los sensores o navegadores poco actualizados disminuyen su eficacia. Desde ACEA, la asociación de fabricantes de automóviles se han mostrado partidarios de aplicar estas tecnologías… pero advierrten de que es necesario también mejorar las infraestructuras y  armonizar el diseño de las señales, así como actualizar los datos de límites de velocidad en mapas de carretera.

Freno de emergencia

Los turismos y las furgonetas tendrán que incluir obligatoriamente un sistema de frenado de emergencia, que ya es requerido en los camiones y autobuses. Esta sistama de asistencia a la frenada de emergencia ya es habitual y sus siglas varían en función del fabricante:

  • BAS (brake assist system).
  • BA (brake assist).
  • EBA (electronic brake assist).
  • DBC (dynamic brake control).
  • AFU (assistance au freinage d’urgence).
  • SAFE (sistema de ayuda a la frenada de emergencia).
  • MBA (mechanical brake assist).
  • HBA (hydraulic brake assist).

Independientemente del nombre, en situaciones de frenada de emergencia se asegura que en ellas la fuerza de frenado, y con ella la deceleración del vehículo, sea máxima. En coches equipados con el sistema antibloqueo (ABS), el conductor, ante una situación de emergencia, siempre debe ejercer la máxima fuerza posible sobre el pedal de freno, aprovechando todo el recorrido del mismo. Como nos recuerda la DGT: “su efectividad es máxima cuando el conductor se comporta de la misma forma que lo haría si no dispusiera del sistema”.

Aviso por distracción o salida de la vía

Siempre me ha parecido una ayuda muy buena en viajes largos, en los que, en algún momento la atención baja… y también para quienes no son capaces de evitar consultar el móvil, una lacra que no se ha evitado con tecnología por ahora. Este sistema puede ser de dos modos:

  • Avisa si el coche se sale del carril: Si se va a producir el cambio de carril (siempre que el conductor no active el intermitente), se advierte al conductor con avisos luminosos, señales sonoras o vibraciones en el volante o en el asiento.
  • Sistemas LKAS: En sus siglas en inglés (Lane Keeping Assistance Systems, Sistemas de Asistencia de Mantenimiento en Carril), ayudan al conductor a mantener una posición correcta en el carril si llega a produce una salida involuntaria, actuando sobre la dirección eléctrica, girando el volante, o sobre el sistema de frenos (frenando las ruedas opuestas para provocar una “guiñada” contraria, del mismo modo que actúa un sistema de control de estabilidad).

Aunque la tecnología en este aspecto ha mejorado mucho, no funcionan en todo momento. Se activan normalmemte cuando el vehículo alcanza cierta velocidad (en torno a 60 km/h, pero es variable en función del fabricante) y el sistema es desconectable.También qye no realizan maniobras que impliquen fuertes giros. Actúan de manera gradual, no es aptos para situaciones de emergencia.

Tenemos que recordar también que, para que funcionen, deben existir las líneas de delimitación de carril, que estén bien pintadas (de nuevo el mantenimiento de infraestructuras es vital para que la tecnología sea efectiva)… y que con nieve, barro, lluvia y de noche… son menos precisos.

Cámaras traseras y sensores que detecten obstáculos

Créeme. Aunque muchos piensan que son solamente para conductores torpes que no saben aparcar, estos sistemas evitan accidentes. Cuando pruebo un coche y he de salir marcha atrás aparcado en batería (así es la configuración de mi calle) agradeces no tener que jugártela saliendo poco a poco, sino siendo consciente (porque lo ves) si viene algún vehículo. También evitan atropellos. Puede pasar un niño detrás del coche que no veas por los retrovisores… y los sensores te avisarán de que hay algo.

Caminones y autobuses tendrán que incluir sistemas de visión directa, que permitan al conductor detectar desde su asiento a los usuarios vulnerables. También contarán con sistemas de alerta que detecten a los ciclistas y peatones que se encuentren muy cerca.

Detectores de somnolencia y pérdida de atención al conductor

El coche puede reconocer patrones de cansancio por cómo conducimos: si no se usa el intermitente en los cambios de carril, si se pisan con más o menos freucencia las líneas que delimitan la vía, si se maneja el volante de modo más o menos brusco… y el tiempo que llevamos conduciendo desde que lo hemos arrancado.

Cuando estos supuestos ocurren, el sistema avisa de que se necesita un descanso. Los sistemas más avanzados pretenden adelantarse a que ocurra y ahora, con cámaras, se analiza el comportamiento del conductor (dónde dirige su mirada, si se cierran los ojos más de lo habitual…) para advertir de que el cansancio acumulado puede ser peligroso.

Caja negra

En el texto de la Unión Europea se indica que será obligatorio instalar en un vehículo un sistema que registre información y eventos. Hay que definir cómo se integra desde el punto de vista técnico esta “caja negra” de automóviles, que debería servir para mejorar la investigación de accidentes de tráfico y que existan protocolos estandarizados.

Obviamente, deben cumplirse las leyes protección de datos, pero que organismos oficiales de seguridad vial puedan acceder a esos datos recogidos por la centralita puede ser muy interesante de cara a mejoras futuras.

Preinstalación de bloqueo para conductores ebrios

Por ahora no habrá un alcoholímetro en los coches nuevos… pero sí una preinstalación de un sistema que bloquee el vehículo en caso de que la infesta de alcohol sea grande. En esa preinstalación podrán adaptarse alcoholímetros, pero este paso es clave para estandarizar el sistema y facilitar que los estados legislen sobre ello… con lo que no descartes que, en menos de una década sea obligatorio.

Fuentes: Fundación Maphre, Acea, Road Safety Facts, Parlamento Europeo

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta