El Infiniti Q50 2018 es una actualización estética y técnica de la berlina media lanzada en 2014 y que llegará en breve al mercado para sustituirla.

Las diferencias exteriores se centran en diferenciar más las diferentes versiones, que inciden bien en la elegancia o en la deportividad del modelo. Todas incluyen la nueva parrilla de doble arco, con más detalles en la malla curvada y que mantiene las líneas fluidas características en la marca.

El nuevo Infiniti Q50 2018 también moderniza sus luces delanteras, con ópticas LED. En la zaga, a la que se llega tras un techo arqueado hasta los montantes C con forma de media luna, encontramos faros LED inspirados claramente en el Infiniti Q60 y que le dan más deportividad. De serie cuenta con retrovisores calefactables con intermitentes LED integrados, otra novedad.

Se mantiene la excelente aerodinámica del modelo, con un coeficiente de resistencia aerodinámica de tan solo 0,26. La carrocería puede elegirse en diez colores diferentes y en los acabados Sport y Sport Tech lucen un frontal más anguloso, con entradas de aire más anchas y bajas, así como un faldón en la base del paragolpes delantero. La zaga cuenta con una salida de escape doble y difusor trasero pintado en dos tonos.

La marca siempre destaca por sus cuidados interiores y en esta actualización no iba a ser menos. Todo el panel de instrumentos va revestido en símil cuero, con doble costura y en los acabados superiores encontramos aluminio en salpicadero y puertas. Hay una amplia selección de tejidos (como el cuero) y tres colores para el habitáculo,

Es nuevo también el volante, inspirado en el que monta el coupé de la marca y que cuenta con levas para e cambio de marcha tras él. Cambia asimismo la palanca de cambio, en cuero y con una moldura cromada con el logo de la marca.

En cuanto al espacio, se mejora la habitabilidad gracias a que cambia el diseño de los asientos delanteros, lo que permite un mayor espacio detrás para las rodillas y mejor acceso a las regulaciones. No hay cambios en el maletero, de 500 litros y de formas algo irregulares (la versión híbrida reduce algo esta cifra debido a que la batería se encuentra debajo).

Hay también pequeñas variaciones de diseño en el panel de instrumentos y en la consola central se ubica el sistema InTouchTM de infoentretenimiento, con dos pantallas táctiles a color, una de 8 pulgadas superior (donde se muestra la navegación y los controles más utilizados) y otra de 7 más abajo (para el resto de contenidos).

Infiniti Q50 2018. Motores

En el apartado mecánico, el nivel de acceso a la gama es el motor turbodiésel de inyección directa de cuatro cilindros y 2.2 litros que alcanza una potencia de 125 kW (170 CV) entre las 3.200-4.000 rpm y un par máximo de 400 Nm con 1.600-2.800 rpm. Se trata de la misma mecánica que conocimos en nuestra prueba del Infiniti Q50 2014.

Por encima se sitúa una versión híbrida, el Q50 Hybrid que combina un motor V6 de 3.5 l, 24 válvulas, DOHC, de aleación de aluminio y una batería compacta laminada de iones de litio y control de doble embrague inteligente, que combina un motor y dos embragues. El motor de combustión entrega 306 CV de potencia y 350 Nm de par y el eléctrico, 50 kW (68 CV) y un par de 270 Nm. La potencia neta del sistema híbrido es de 268 kW (364 CV), lo que permite una fuerte aceleración y gran eficiencia de consumo de combustible de tan solo 6,2 l/100 km, con un nivel de emisiones de 144 gr de CO2.

El sistema Direct Response Hybrid permite separar el motor eléctrico de la propulsión en caso necesario y la fuente de potencia tanto para el motor del vehículo como para el motor eléctrico se puede utilizar de manera óptima para disfrutar de una conducción más eficiente.

Ambos se asocian de serie a la transmisión automática de siete velocidades, controlada electrónicamente con modo de cambio manual. Tienen control adaptativo, que permite cuestas o curvas, y un modo Sport, con una gestión del cambio de marchas más agresivo. La potencia se entrega a las ruedas traseras en el caso del motor diésel o a las cuatro, en el caso del híbrido.

Destacar que ha habido mejoras en la dirección directa adaptativa. Viene de serie en las versiones híbridas y la marca asegura que esta segunda generación mejora el tacto y la respuesta, hasta el punto de ser “más real que los sistemas de dirección convencionales”.  En condiciones de velocidad baja, facilita las maniobras y luego va endureciéndose de forma paralela a las fuerzas G laterales y la aceleración. Trabaja conjuntamente con el sistema de mantenimiento de carril cuando el viento sopla de costado.

La suspensión del modelo es independiente en las cuatro ruedas, con doble horquilla en las delanteras y multibrazo en el eje trasero, con muelles helicoidales y amortiguadores. Tiene barras estabilizadoras delante y detrás y se ha usado mucho aluminio para reducir el peso.

El equipo de frenado lo componen frenos de disco ventilados en las cuatro ruedas, con sistema de frenos antibloqueo en todas las ruedas, distribución electrónica de la fuerza de frenado y asistencia de frenado.

Infiniti Q50 2018. Equipamiento

Como hasta ahora, cuenta con un equipamiento de serie muy generoso. Entre los elementos poco comunes, destacamos los asientos delanteros eléctricos con 8 posiciones de regulación, climatizador bizona (es opcional el purificador de aire Plasmacluster), sistema de navegación con información sobre el tráfico y radiodifusión digital (DAB), o las llantas de aleación de aluminio de 17 pulgadas.

Todo esto se encuentra ya en el Q50 base. Por encima se sitúa el Q50 Premium y, quien desee un toque más deportivo, puede elegir el Q50 Spor con llantas de 19 pulgadas de cinco radios triples y neumáticos runflat 245/40R o el paquete multimedia que suma el sistema de sonido de la serie Performance con 16 altavoces de BOSE, apariencia deportiva en la parte delantera del vehículo, pedales acentuados con aluminio y asientos deportivos en cuero, entre otros. El Q50 Sport Tech , además, cuenta de serie con un techo solar eléctrico.

No falta una larga lista de ayudas a la conducción, como el monitor de visión periférica Around View Monitor con sistema de detección de objetos en movimiento, el control de crucero inteligente (a cualquier  velocidad), el sistema de frenado de emergencia delantero, el sistema de asistencia de control de la distancia, advertencia de ángulo muerto,  intervención de seguridad en caso de colisión, advertencia y prevenciín de salida de carril, sistema de iluminación delantera inteligente, tecnología de asistencia de luces largas o la advertencia predictiva de colisión frontal.

Fuente: Infiniti
Galería de fotos:

Ver galeria (23 fotos)