Parece que últimamente está de moda poner en venta coches de Fórmula 1. Hace poco nos hacíamos eco de la puesta en venta del Ferrari F2002 de Schumacher y el 312T de 1975 de Niki Lauda. Bien, pues un poco más adelantado en el tiempo que este último tenemos un Williams FW07 que ha competido en nueve carreras durante las temporadas de 1981 y 1982.

Este ejemplar en concreto fue conducido exclusivamente por Alan Jones durante el campeonato de 1981, incluso venció en el Gran Premio de Las Vegas. Sería la victoria número 12 y la última de Jones en su carrera como piloto de Fórmula 1. Antes de la siguiente temporada, el monoplaza se usó como banco de pruebas para un coche experimental de seis ruedas, aunque volvió a las cuatro tras ser prohibido el diseño antes de la primera carrera.

De las tres carreras en las que participó el Williams FW07 en 1982, se estrelló dos veces: una en manos de Carlos Reutemann en Brasil y, posteriormente, con Mario Andretti al volante en Long Beach. A pesar de esos desafortunados incidentes, el coche está actualmente en perfecto estado, con el motor y la caja de cambios recientemente reconstruidos. Según el vendedor, puede participar en eventos históricos de Fórmula 1 de la FIA en Europa y Estados Unidos.

Desde que fuese restaurado, tan solo ha recorrido 576 kilómetros, el equivalente a casi dos grandes premios completados. El FW07 está actualmente a la venta en Classic Driver a través de un concesionario llamado Speedmaster Cars, en Inglaterra. Como es de esperar en este tipo de publicaciones, no hay precio anunciado. Teniendo en cuenta que es un Fórmula 1 auténtico con historial ganador, no creemos que sea barato.

El Williams FW07 nació en 1979 y venció en Gran Bretaña y en las siguientes cuatro de cinco carreras celebradas. A Ferrari y a McLaren les había salido un duro rival.  Cuando Reutemann llegó en 1980 en sustitución de Clay Regazzoni, Alan Jones venció en Francia, Argentina, Gran Bretaña, Canadá y Estados Unidos, y el argentino en Mónaco. Un año después, otro campeonato más y, a pesar de contar con tres años, en 1982 aún era competitivo.

Además, fue uno de los últimos monoplazas de Fórmula 1 en montar el exitoso motor Cosworth DFV de ocho cilindros en V antes de que los pequeños propulsores turboalimentados se hiciesen con el protagonismo en los 80. Merece la pena dedicarle algo tiempo para verlo y escucharlo:

Fuente: Speedmaster Cars

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta