Lancia Delta S4 Stradale. Un nombre, una leyenda del rally. Ahora nos lamentamos por la “evolución” de la marca italiana, de lo que fue y lo que queda hoy. Serían palabras en vano y sólo nos arriesgaríamos a encerrarnos en la habitación, a oscuras, llorando de desesperación. Ahora, intentemos recuperar algo de vitalidad con este precioso Delta S4 Stradale de 1985, perfectamente conservado y a la venta en España.

Solo 200 unidades para clientes se produjeron con el objetivo de recibir la homologación de la FIA para poder competir en el Grupo B del mundial de rallies. Un número muy pequeño si uno piensa en la series limitadas actuales. A pesar de parecerse (más o menos) al Delta normal, no tenía mucho en común con él, ni siquiera la construcción, ya que utilizaba un chasis de bastidor tubular espacial, con el motor colocado en el medio para una mejorar la distribución del peso y un conseguir así un manejo más reactivo.

Y hablando de este, se trata de una unidad de cuatro cilindros en línea de 1.759 cc, con un cárter fabricado en aleación de magnesio y un árbol de levas en aleación de aluminio. Las camisas de los cilindros se terminaron en un material cerámico para mejorar el deslizamiento y reducir la fricción, y podíamos encontrar un total de cuatro válvulas por cilindro. Por supuesto, contaba con la ayuda de un turbocompresor y un compresor volumétrico. Este tipo de configuración hace que el coche reaccione de forma inmediata en todo el rango de revoluciones.

Gracias a una gestión electrónica inteligente, el compresor dejaba de funcionar por encima de las 4.000 rpm, donde solo el turbo permanece en funcionamiento. En la hablaba en su debut de una potencia cercana a los 530 CV para la última edición de 1985, mientras que en el debut podía presumir de unos 450 CV. La versión de carretera que vemos ahora en la imagen podría presumir “solo” de 250 CV… Pero recuerda, en 1985. Podía acelerar de 0 a 100 km/h en unos 6 segundos y alcanzar una velocidad máxima de, aproximadamente, 225 km/h.

Vale, la vertiente de competición podía hacer el mismo sprint hasta los 100 km/h en apenas 2,3 segundos, sobre tierra, pero también es justo decir que era mucho más ligero (su carrocería estaba hecha de fibra de vidrio) y contaba con tracción a las cuatro ruedas. Además, no solo había una enorme diferencia de potencia, también de par motor. Mientras que el coche que llevaba Henri Toivonen desarrollaba unos monstruosos –para la época– 400 Nm, el modelo de calle se quedaba con unos más modestos 291 Nm.

En cuanto al ejemplar que se muestra en la galería, se trata de una unidad que está a la venta en un concesionario español, con una primera matriculación que se remonta a 1985 y menos de 12.000 kilómetros (11.802 km) en el odómetro. Durante los últimos 10 años, ha estado guardado cuidadosamente y no se ha usado en absoluto, y lo ha tenido fácil, siendo parte de un par de colecciones que incluían varios coches de rally del Grupo B en Oriente Medio y Reino Unido, con un mantenimiento constante y todo el papeleo para demostrarlo.

El anuncio afirma que el coche “funciona muy bien”, y cualquier aficionado al mundo del motor es consciente de que un Lancia Delta S4 Stradale es extremadamente caro. Este cuesta 850.000 euros, y está en posesión del Chelsea1979, concretamente en Barcelona.

Si el valor te parece exagerado, en primer lugar, destacar que una versión similar fue subastada en 2018 por Bonham’s por 356.000 euros. Ese mismo año, en Francia, se vendió otra similar por 500.000 euros. Y, en abril del año pasado, RM Sotheby’s subastó otra unidad, con las mismas características, por 1,04 millones de euros.

Ahora, si un servidor pudiera sacar tanto efectivo de alguna forma sin importar las consecuencias, tal vez ya lo tendría en mi garaje de ensueño.

Fuente: Chelsea1979

Galería de fotos:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta