Es Aston Martin Lagonda ya es de por sí un modelo bastante especial. Tan solo se construyeron 645 durante sus 12 años de producción (1974-1990). Originalmente se diseñó como una berlina de lujo de diseño polarizante cortesía de William Towns. Esta unidad en particular es aún más especial si cabe, dado que es uno de los tres Aston Martin Lagonda Shooting Brake de los que se tiene conocimiento.

También es uno de los 85 ejemplares de la tercera serie con inyección de combustible. Sufrió una conversión para adoptar una carrocería familiar a mediados de la primera década de los años 2000, y si bien puede no ser del gusto de todos, es innegable que es atrevido. Esta unidad pintada en un marrón oscuro metalizado fue enviada a un ciudadano danés, el Sr. Svend Svendsen, residente en Suiza.

Como todos los Aston Martin Lagonda se construyeron a pedido, el Sr. Svendsen especificó el suyo con un juego completo de copas, televisor, mesillas y alfombras de lana de cordero, lo necesario para completar su berlina con todos los accesorios necesarios para tener un salón de lujo británico. Orgulloso de su nueva compra, fue a Newport Pagnell (Reino Unido) en persona para recoger el coche.

Svendsen mantuvo su preciada máquina hasta 2006, cuando fue vendido al segundo propietario en Suecia. Allí fue entregado al diseñador industrial Ted Mannerfeldt para su conversión de shooting brake. Mannerfeldt se inspiró en la conversión realizada por Roos Engineering en la década de los 90. Con la intención de preservar el diseño original tanto fuese posible, la transformación mantiene la forma original del pilar C, ventanillas delgadas y una zaga afilada.

Todo está muy bien ejecutado, es como si el mismo Lagonda hubiese salido de la fábrica como un familiar. El propulsor original de ocho cilindros en uve y 5.3 litros todavía está en su lugar, enviando los 284 CV de potencia y 409 Nm de par motor a las ruedas traseras mediante una transmisión automática de cinco velocidades. Incluso el complejo cuadro de instrumentos digital funciona según lo previsto.

Este Aston Martin Lagonda Shooting Brake de 1987 viene con un archivo histórico detallado, que incluye los libros de servicio originales y la tarjeta de garantía. Se ofrecerá sin precio de reserva en la subasta de Monterey de RM Sotheby’s del 15 al 17 de agosto. No se ha dado una tarifa estimada del valor que podría alcanzar, pero seguramente se sitúe en la franja alta de los precios de un Lagonda, por encima de los 140.000 euros.

Fuente: RM Sotheby’s

Galería de fotos:

Ver galeria (8 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta