A finales del año pasado se confirmó que Tesla emplazaría su nueva fábrica en Alemania. La cuarta Gigafactory de la marca (primera situada en Europa) se empezará a construir a las afueras de Berlín durante el próximo mes de marzo. Para ello compraron una parcela de unas 300 hectáreas en la localidad de Grünheide por 40,91 millones de euros. Pero justo antes de comenzar las obras han descubierto una sorpresa un tanto curiosa: en dicho terreno había 25 bombas sin explotar.

Se trata de 25 dispositivos proceden de la Segunda Guerra Mundial, cuando el ejército estadounidense bombardeó toda esta zona, en la que había más de 200 cráteres de los impactos. Aunque estos artefactos no funcionaron en su momento, habían permanecido ocultos en este terreno que ha sido revisado a fondo por las autoridades del estado de Brandeburgo. Por suerte, han sido detectados y serán desarmados próximamente por expertos para que pueda realizarse la construcción.

En total se dice que se han encontrado unos 85 kg de munición en esta zona boscosa donde Tesla va a construir su nueva fábrica. Puede parecer extraño, pero no lo es tanto en Alemania, donde se siguen descubriendo un buen número de bombas sin explotar de la Segunda Guerra Mundial. Recientemente algunas partes del centro de Colonia y de Berlín fueron evacuadas precisamente para desactivar los artefactos encontrados (una de ellas pesaba cerca de 500 kg).

A pesar de estos contratiempos, la construcción de la fábrica comenzará en el mes de marzo como estaba previsto. El objetivo es que se comience a producir baterías, trenes motrices y vehículos para mediados de 2021. Ya se habla de que cuando funcionen a pleno rendimiento, estas instalaciones podrían fabricar unos 500.000 vehículos al año. En total se van a invertir unos 4.000 millones de euros en esta Gigafactory, en la que trabajarán alrededor de 10.000 empleados.

Fuente: WBOC / Foto: AP

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta