Hace un par de días conocíamos el espectacular Porsche 911 GT3 2013 en el Salón de Ginebra, una versión que aglutina lo mejor de los 50 años del mítico 911 y toda la experiencia en competición de la marca alemana. Y, como si de una conjunción de astros se tratase, el 9 de marzo se subasta en Amelia Island uno de esos coches que fraguaron la leyenda de Porsche en los circuitos.

Se trata del 908/3 (también conocido como 908-3) y es el cuarto de las únicas 13 unidades que se fabricaron. En sus 37 años de vida solamente ha tenido cuatro porpietarios y ha sido reconocido como auténtico por Porsche. Tiene un chasis ligero de aluminio, de un manejo preciso, y su motor de ocho cilindros y 2.997 cc DOCH refirgerado por aire tiene un rendimiento tremendo de 350 CV de potencia. Inyección de combustible Bosch, cambio manual de cinco velocidades transaxle, suspensión independiente con muelles helicoidales y amortiguadores, y frenos de disco en las cuatro rueda.

Pero lo mejor de todo es que pesaba apenas 545 kilogramos, gracias a la carrocería ultraligera de material plástico reforzado con espuma, que solamente pesa 12 kilos.

Este pedazo de historia de las carreras es coetáneo a los éxitos de Porsche con el fabuloso Porsche 917, con el que conquistó sus 24 horas de Le Mans en 1970 y 1971(el mejor coche de resistencia de los años 70 en el mítico trazado galo). La génesis del 908/3 Spyder comienza a fraguarse en 1969, con un cambio en las normas de la categoría de prototipos: se acabó con el limite mínimo de peso y eliminó la obligación de incorporar maletero y rueda de recambio. Ni cortos ni perezosos, Porsche se puso a transformar el 908 Coupé en Spyder.

No todo fue coser y cantar. Sus primeros resultados fueron decepcionantes.
 Los Porsche 908 Spyder se presentaron en las carreras de resistencia de Daytona y Sebring sin haber podido realizar pruebas con antelación suficiente. En Daytona los cinco Spyders 908 que se participaron sufrieron una humillante derrota histórica sin que ninguno pudiera terminar la carrera. En Sebring, sólo el 908 de Stommelen con un bastidor reparado a toda prisa logró un tercer puesto.

Nunca a lo largo de su carrera deportiva los Porsche había sido sometidos a semejante cura de humildad.
 En Brands Hatchs las cosas mejoraron algo y en una de las mangas del campeonato del mundo de marcas lograron un primer puesto.
 Poco después, en los 1000 Km de Nürburgring se presentó un único ejemplar del nuevo Spyder 908 de carrocería muy plana, lo que hizo que se le aplicara el mote de Flunder, (Lenguado).

En 1970 llegaron por fin los éxitos de los 908/03. Ganaron en 1970 un primer puesto en la Targa Florio y en los 1000 Km. de Nürburgring, repitiendo victoria en 1971, dos circuitos con muchas curvas que no eran adecuados para el 917.

De las trece unidades fabricadas, sólo quedan seis, de ahí que cada vez sea más apreciados por los coleccionistas por su rareza, además de por sus sensacionales capacidades de conducción. Según los historiadores, esta unidad con número de chasis 004 fue originalmente un chasis de recambio, de ahí que nunca fuese equipada con carrocería. Estuvo guardado en Porsche hasta 1976, cuando el coche fue vendido a Kremer Racing con un paquete de piezas de repuesto (en su mayoría piezas de suspensión). Kremer nunca lo utilizó y lo vendió a Bill Bradley Racing, quien a su vez los vendió a Miller en 1996.

Además de sus amplios conocimientos como historiador Porsche, el Sr. Miller es dueño de Miller Motorcars históricos y un respetado comerciante de automóviles Porsche raros. Miller inició una restauración completa sobre la base del chasis 004 con una carrocería adecuada al 908/3.

Ver galeria (19 fotos)

Jerry Woods, de Campbell, California llevó a a cabo una restauración mecánica completa. Para la carrocería, buscó tela de fibra de vidrio adecuada en Alemania y usó moldes auténticos para las piezas exteriores. Se estima que Miller invirtió aproximadamente 300.000 dólares en esta meticulosa restauración que duró dos años y medio.

Desde que tomó posesión del número de chasis 004, Miller sólo ha utilizado el coche una docena de veces, en competiciones de históricos y Concursos de Elegancia, donde destaca siempre por su rareza y restauración impresionante, que atraen multitudes. Y es que, de hecho, solamente hay un 908/3 que conserve su carrocería original, el número de chasis 009, en el Museo de Porsche. Por eso este coche es, prácticamente único. Por eso se espera que se subaste por un precio de entre 1.400.000 y 1.700.000 dólares.

Viendo cómo puede llegar a moverse y su exclusividad, hasta no parece mucho. Lo puedes ver en este vídeo, que no corresponde a esta unidad. Porque el 908/3 no monta derivas en la zaga, aunque a partir de la temporada 1971 los 908/03 montarían derivas posteriores y las llantas de 13 pulgadas del 909 en sustitución de las de 15, como el vídeo.

Fuente: RM Auctions
Fotos: Ned Jackson, cortesía de RM Auctions

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta