Cuidar del mantenimiento del coche uno solo es una tarea que puede resultar gratificante tanto para sentirse autosuficiente como para salvar algunos gastos del taller. Desafortunadamente, este trabajo conlleva una gran responsabilidad y se debe contar con los suficientes conocimientos para no acabar con la vida de tu coche antes de lo que debería o que provoque averías tan aparatosas como esta.

Ha ocurrido en Francia, la protagonista de esta historia parece la víctima de una película de terror que se provocó ella misma al mezclar por equivocación dos líquidos que no deben mezclarse nunca. La dueña del MINI echó 5 litros de líquido limpiaparabrisas en el lugar erróneo, donde se encuentra el aceite. Cinco litros, nada más y nada menos, que le dieron un susto de caballo cuando arrancó el coche. Nada más comenzar a conducir el motor comenzó a expulsar un humo azulado y a funcionar de forma extraña con traqueteos muy peligrosos.

Confusa por la reacción de su vehículo, la dueña acudió a un taller para que revisaran el coche. Es allí donde el mecánico se percata de la barbaridad que ha causado la propia propietaria del vehículo al mezclar líquido de limpiaparabrisas con aceite. La avería, además de causar estragos en la máquina, resulta visiblemente aparatosa donde se puede observar una pasta de color marrón y verde fruto de la reacción de estos dos líquidos además de una fuerte emanación de calor.

Después de encontrarse con esta negligencia, el dueño del taller subió las imágenes de la avería comentando la anécdota. El post de Facebook ha dado la vuelta al mundo ya que cuenta a día de hoy con comentarios en todos los idiomas y más de 20.000 comparticiones. Tal vez sirva de aviso para los próximos “manitas” que decidan arreglar su coche por cuenta propia sin contar con los conocimientos suficientes para no convertir el motor del coche en gelatina.

Vía: Facebook

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta