Pinturas llevadas desde Sudamérica hasta Alemania. 24, exactamente. Que se expondrán al público hasta el 8 de enero de 2012. Hasta ahí, todo parece normal, ¿verdad?

Pero estas obras de arte esconden una peculiaridad. En lugar de utilizar unos materiales convencionales como soporte, se ha recurrido a sendos capós de Porsche 911 GT2 para hacer las funciones de lienzo. El proyecto es una idea original del argentino Jorge Gómez.

Este artista ha conseguido unir su amor por el arte y su afición a la marca Porsche. De ahí surgió la idea de combinar sus dos grandes pasiones y unir dos formas de arte fascinantes en el proceso.

Diecinueve importantes artistas de Uruguay y Argentina, entre los que se encuentran Pablo Atchugarry, Rogelio Polesello y Jorge Ferreyra Basso, aceptaron la invitación de Gómez para poner en los capós de Porsche su propia firma y darles un toque creativo.

El trabajo sobre la piel de un coche de carreras inspiró a los artistas de muy diferentes maneras, lo que dio como resultado una gran variedad de estilos y materiales empleados en cada trabajo, desde el acrílico al esmalte, del mosaico a la goma de neumáticos.

Pero de vez en cuando estas obras de arte vuelven a cumplir su función original como capó de un coche, pues Gómez en ocasiones los coloca en su propio Porsche 911 GT2 para dar una vuelta. La colección se han estrenado ahora en Europa, en el Museo Porsche de Stuttgart, y utiliza 23.000 CV como impresionante telón de fondo.

Si te coincide y estás en Sttutgart y quieres var la exposición, el Museo Porsche está abierto de martes a domingo, desde las 9 de la mañana a las 6 de la tarde. Para más información te puedes informar en su página web.

Fuente: Porsche Presse
Imágenes de la exposición:

Ver galeria (4 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta