La nueva generación del Audi A1 Sportback llegó con grandes novedades y asentado sobre la plataforma MQB A0. Se trata de la misma que otros modelos del Grupo Volkswagen como el Volkswagen Polo o los SEAT Ibiza y Arona. Precisamente esa era la clave para que se pudiera fabricar en la planta de Martorell, las renombradas instalaciones de SEAT que cuentan con más de 25 años de historia en su haber.

Ese cambio se hizo posible después de que dicha fábrica se despidiera del Audi Q3, un modelo que llevaban ensamblando desde 2011. Mientras que el SUV compacto se iba a Györ (Hungría), el pequeño utilitario llegaba a España generando altas expectativas, pues iba a aportar un mayor nivel de exportación al hacer el modelo en exclusiva para todo el mundo. Sin embargo, ahora se ha resuelto que se elimine un turno de producción en la línea de montaje de este modelo desde el mes de junio hasta octubre.

Actualmente el Audi A1 se estaba produciendo en dos turnos y se estimaba alrededor de 170.000 unidades anuales. La clave era que este modelo se ensambla en apenas 17 horas (por 23 horas del Q3) al compartir muchos componentes con los SEAT. Que se quede un solo turno para el utilitario se debe principalmente a la baja demanda experimentada en los últimos meses y también a una falta de suministro de motores por parte del Grupo Volkswagen.

Esta reorganización tiene consecuencias lógicas en la planta de Martorell. Afecta a unos 900 empleados, aunque se ha garantizado sus empleos y serán recolocados en la línea de producción de los SEAT Ibiza y Arona. Como decíamos, será una medida temporal que no tendría que extenderse más de cinco meses. En principio, en octubre se reestablecerá el segundo turno, pero ya hay sindicatos que no lo tienen tan claro. Mientras se comprueba, SEAT también anuncia la contratación de 1.000 trabajadores temporales de abril a diciembre, pues este año Martorell no cerrará durante el mes de agosto.

Fuente: Europa Press

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta