La contaminación acústica es un problema más serio de lo que algunos creen. Las grandes ciudades del mundo padecen el bullicio del día a día y según los expertos médicos esto puede causar trastornos físicos y psicológicos de diferente consideración.

Pero el ruido puede ser también una señal de alarma insustituible. Los vehículos eléctricos llegan a ser silenciosos hasta los 25 kilómetros por hora y es ahí donde se presenta un riesgo para conductores y peatones.

Solo cuando se supera ese límite de velocidad comienza a percibirse el sonido proveniente de la rodadura de los neumáticos y la aerodinámica del coche, y aunque los beneficios son más que evidentes, los riesgos también existen. Mientras que los ojos solo pueden cubrir un ángulo limitado, el sentido del oído permite rastrear los 360 grados, así que los automóviles silenciosos pueden suponer un problema para las personas con dificultades en la visión.

Otro marcas como Toyota ya se plantaron un dilema similar y ahora es Audi (que ya tiene recorrido en esto de conseguir el mejor sonido de motor) quien cree que es necesario que los vehículos eléctricos tengan su propio sonido y los técnicos e ingenieros de la firma están trabajando en ello.

De hecho ya existe legislación sobre la materia en países como EE.UU.y Japón y previsiblemente también nos tocará en Europa poner el respectivo coto legal.

Ralf Kunkel, responsable de la acústica de Audi ha declarado que trabajan en generar un sonido artificial para los Audi nuevos, especialmente enfocado en el Audi e-tron. “La solución lógica debería ser la investigación sobre la base del sonido familiar que emite un motor de combustión”, declaran desde la firma. “El sonido será nuevo e inusual”, y hasta dan una pista de reminiscencia cinematográfica. Y es que al parecer el sonido que emite el Audi RSQ de la película Yo Robot, protagonizada por Will Smith, es un buen ejemplo de cómo “podría sonar un Audi en el futuro”.

Vía: Artículo

1 COMENTARIO

Deja una respuesta