Aunque ya han pasado más de tres años, el escándalo del Dieselgate sigue teniendo repercusiones para las marcas implicadas. A principios de verano se anunciaba una multa de 1.000 millones de euros para Volkswagen y no ha sido la última. Ahora la Fiscalía de Munich ha impuesto una multa de 800 millones de euros a Audi, que no pasa por su mejor momento después de que su anterior CEO, Rupert Stadler, haya dimitido al no poder realizar sus labores en prisión preventiva.

Se trata de la segunda multa que recibe el Grupo Volkswagen en Europa, después de que en Estados Unidos ya hayan tenido que pagar varias sanciones por valor de 26.000 millones de dólares. La postura de la marca de los cuatro aros ha sido la más sensata, aceptando su responsabilidad y comprometiéndose a pagar sin intención de recurrir. De esa multa, 5 millones de euros corresponden a la negligencia, mientras que los 795 millones restantes corresponden al beneficio obtenido por su parte.

En el caso de Audi, el software ilegal fue instalado en los motores diésel V6 y V8. A principios de este mismo año informábamos sobre una llamada a revisión que afectaba a 127.000 vehículos de la marca. Los afectados tuvieron que recibir una actualización para desactivar ese software que detectaba cuando se estaba pasando el ciclo de homologación y reducía las emisiones de NOx en dicho momento. Aunque esa parte ya estuviera prácticamente solventada, las consecuencias siguen estando presentes.

La multa de 800 millones de euros afectará directamente a las arcas de la marca (y a las del Grupo). Todavía está por ver si se cierra este capítulo del Dieselgate de forma definitiva y si sigue dando de qué hablar. No hay que olvidar que todavía hay un buen número de directivos de Audi que siguen siendo investigados, por no hablar de la implicación de Porsche en el asunto. Los de Stuttgart ya demandaron a Audi por los perjuicios (ellos les suministraban los motores V6 y V8 diésel.)

Fuente: Audi

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta