Combinando las características y el estilo de dos íconos muy estadounidenses, el Ford Mustang y el Tesla Model S, el Aviar R67 aspira a ser el primer muscle car electrificado del mundo. Ideado en Rusia, utiliza la plataforma de la berlina eléctrica y el lenguaje de diseño del inconfundible caballo salvaje de los años 60 para crear una máquina que es tan impresionante en apariencia como en prestaciones. Sobre el papel, dado que el proyecto aún no se ha materializado, luce bastante atractivo.

Lo primero que podemos decir del Aviar R67 es que rebosa retrofuturimo allá por donde mires. Si quieres un Mustang eléctrico legítimo, tendrás que esperar al Mustang Mach-E, que aun con el nombre del icónico pony car, poco que ver tiene con este. Sin embargo, creemos que el R67 retoma la idea base del Mustang Lithium Concept presentado por Ford en el SEMA Show de Las Vegas de 2019, envuelto esta vez en un conjunto de aspecto clásico. Y si el más moderno puede generar más de 900 CV y 1.300 Nm, el restomod made in Russia no se queda tampoco atrás.

Impulsado por una pareja de motores eléctricos de Tesla (uno para cada eje) y un paquete de baterías de iones de litio de 100 kWh, el Aviar R67 es capaz de producir un total de 852 CV y ​​más par del que la enorme mayoría de los mortales necesitaríamos en un coche. Según la compañía, su nuevo producto es capaz de hacer el sprint de 0 a 60 mph (97 km/h) en tan solo 2,2 segundos, que es un pelo más rápido que el actual Tesla Model S Performance (2,3 s). Mientras tanto, la velocidad máxima se ha limitado electrónicamente a 250 km/h.

Todo esto suena impresionante dado que el R67 pesa alrededor de dos toneladas. Y aunque es más ligero que un Model S estándar, es mucho más pesado que un Ford Mustang con carrocería fastback con su motor V8 de 302 pulgadas cúbicas (4.9 litros). Aún así, Aviar afirma tener una autonomía máxima de 500 kilómetros por carga completa, que serán más económicos de hacer siempre y cuando dispongas de un buen acceso a la red eléctrica y de tiempo para recargarlo; desconocemos de cuántas horas se necesitan para recargar la batería.

En cuanto a su aspecto, parece un Mustang clásico de 1967-1968, pero el R67 revela algunos detalles modernos tras una inspección más cercana. Su carrocería está compuesta por paneles de fibra de carbono para ayudar a reducir el peso, incluido un nuevo difusor delantero y trasero y faldillas laterales. El coche también tiene un alerón trasero replegable que se extiende 120 km/h con el objetivo de mejorar la carga aerodinámica a altas velocidades. También hereda las funciones de la suspensión neumática adaptativa, el control de tracción y el sistema asistencia autónoma a la conducción (Autopilot) del Tesla Model S.

Debido a los cimientos de Tesla para dar vida a este vehículo, algunas partes remanentes son visibles en el interior, la más notable de las cuales la encontramos en la generosa pantalla del sistema de infoentretenimiento colocada en posición vertical. Sin embargo, se han realizado una gran cantidad de cambios en el habitáculo, donde se incluye la implementación de salidas de aire circulares, un nuevo cuadro de instrumentos 100 % digital, un volante de tres radios creado a medida para este coche, seis airbags o un punto de acceso Wi-Fi.

El fundador de Aviar, Aleksey Rachev, explicó que su objetivo era “captar el espíritu de los coches legendarios de la década de los 60 y repensarlo de una forma moderna”. La empresa no ha dicho cuánto costará el R67, pero podemos apostar que no será barato. “No diré que hemos fabricado el mejor coche del mundo, pero aun así, como herramienta para crear un estado de ánimo especial, es probable que ninguno lo haga. Ninguno en absoluto”, ha mencionado Rachev sin falsa modestia durante la presentación de su futura criatura.

Fuente: Aviar Motors

Galería de fotos:

Ver galeria (19 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta