Todos los detractores del coche eléctrico señalan la exigua vida útil de las baterías como uno de sus mayores problemas. Existen ejemplos empíricos de demuestran que resistirían sin problema la vida útil del coche (como el que nos contaron durante la presentación-prueba del Peugeot iOn), pero al ser uno de los elementos que más suben el precio de los vehículos eléctricos, cualquier posibilidad de fallo es mirada con lupa.

Esto podría tener fin. Investigadores de la Universidad de Stanford están trabajando en el desarrollo de una batería de carga casi inagotable a partir de un nuevo electrodo que utiliza nanopartículas cristalinas de un compuesto de cobre. Según Colin Wessells, uno de los integrantes del equipo de investigación, ese electrodo podría llegar a tener 30 años de vida útil.

En pruebas de laboratorio, el electrodo ha resistido 40.000 ciclos de carga y descarga, después de lo cual todavía mantiene más del 80 por ciento de su capacidad de carga original. En comparación, el promedio de una batería de iones de litio puede alcanzar alrededor de 400 ciclos de carga/descarga antes de que se deteriore demasiado como para tener un uso práctico.

Wessells, un estudiante graduado en ciencias de los materiales e ingeniería, es el autor principal de un artículo que describe la investigación, publicado recientemente en el sitio Nature Communications, de la revista Nature.

Para Yi Cui, profesor asociado de ciencias de los materiales e ingeniería, asesor de Wessell y coautor del documento, “ese es un rendimiento sin precedentes – una batería que seguirá funcionando durante decenas de miles de ciclos y no fallará nunca”.

 Según los investigadores, la durabilidad del electrodo se deriva de la estructura atómica del hexacianoferrato de cobre cristalizado que se utiliza para producirlo.

Los cristales tienen un marco de trabajo abierto que permite que los iones -partículas con carga eléctrica, cuyos movimientos en masa cargan o descargan una batería- se muevan con facilidad y sin dañar el electrodo. La mayoría de las baterías fallan debido al daño acumulado en la estructura de cristal de un electrodo. ¿Estamos ante el Santo Grial de los coches eléctricos?

Vía: Universidad de Stanford, Nature

1 COMENTARIO

Deja una respuesta