La familia de híbridos enchufables de BMW sigue creciendo y adaptándose a los tiempos que corren. Recientemente han presentado la nueva generación del BMW Serie 7 y solo era cuestión de tiempo que llegase una versión con sistema de propulsión alternativo. De su antecesor fue el 740e iPerformance y ahora ha sido presentado el BMW 745e, que también estará disponible en la carrocería con batalla extendida (BMW 745Le) y con tracción total (BMW 745Le xDrive).

El sistema híbrido enchufable del Serie 7 es básicamente el mismo que ya vimos en el BMW X5 xDrive45e iPerformance. Eso significa que tiene como base un motor de gasolina de seis cilindros en línea y 3.0 litros, al que se suma un propulsor eléctrico y una batería con capacidad ampliada hasta los 12 kWh. El sistema consigue una potencia conjunta de 394 CV y 600 Nm de par, cifras que mejoran considerablemente respecto a su predecesor.

Eso hace que las prestaciones se incrementen, con una aceleración de 0 a 100 km/h en 5,1 segundos para el 745Le xDrive (5,2 segundos para el 745e y 5,3 segundos para el 745Le) y una velocidad máxima limitada electrónicamente a 250 km/h. Y otra mejora considerable sucede en su autonomía eléctrica. Oscila entre los 54 y 58 kilómetros en el BMW 745e, entre los 52 y 55 kilómetros para el 745Le y entre los 50 y 54 kilómetros para el 745Le xDrive. El consumo puede quedar reducido a 2,1 l/100km y las emisiones a 48 g/km en la versión más eficiente.

El sistema híbrido enchufable va ligado a la transmisión automática Steptronic de ocho velocidades y la batería va colocada bajo los asientos traseros. El depósito de gasolina se reduce hasta los 46 litros y el maletero hasta los 420 litros (las versiones normales tienen 500 litros). El BMW 745e cuenta con varios modos de conducción para adaptarse a todo tipo de situaciones.

En el modo Electric se circula sin utilizar el motor de gasolina y con cero emisiones. En el modo Hybrid (por defecto) se busca un equilibrio entre ambos motores y hay una opción Hybrid Eco Pro. Hay un modo Battery Control para reservar la carga de la batería para otras ocasiones. En el modo Sport se saca todo el potencial del vehículo, mientras que en el Adaptative se va ajustando al estilo de conducción del usuario.

Fuente: BMW

Galería de fotos:

Ver galeria (28 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta