Emocional, dinámico, dotado de una irresistible atractivo, el BMW Concept Z4 anticipa el modelo roadster biplaza de compactas dimensiones de producción en serie que BMW ha confirmado que va a presentar durante 2018.

“Una máquina de conducción total”. Así ha definido la nueva creación Adrian van Hooydonk, responsable de Diseño y vicepresidente senior de BMW Group. “Significa un retorno a las esencias para permitir experimentar al conductor todos los ingredientes que conforman la máxima expresión del placer de conducir. Es la máxima expresión de libertad sobre cuatro ruedas”.

El nuevo Concept Z4 retoma los principales argumentos de diseño introducidos el pasado mes de mayo por el BMW Concept 8 en el Concurso de Elegancia de Villa del Este, que serán los que sigan en los próximos tiempos todas las creaciones de la marca bávara. Una imagen frontal aún más dinámica en la que destacan por su gran tamaño los habituales riñones que identifican a los BMW; unos laterales más esculpidos y llamativos y una trasera muy limpia. Superficies de marcados contrastes que interaccionan perfectamente entre sí generando una acentuada sensación de poder y emoción, muy característica de los productos BMW.

En el caso del Concept Z4 estos nuevos rasgos de estilo de la marca se conjugan con habilidad para mantener el habitual reparto de proporciones de los roadster biplaza. Rasgos clave, como su larga y estirada silueta conformada con una alargada parte frontal, un habitáculo elegante y muy deportivo con capacidad para únicamente dos plazas y una trasera muy compacta donde apenas hay espacio para la capota del vehículo y un maletero capaz para transportar el equipaje de mano de sus dos pasajeros y muy poco más.

El conductor va situado muy en una posición muy centrada, más incluso que en el anterior BMW Z4 2013, con vistas a ofrecerle una posición de privilegio para extraer el máximo placer de la conducción del vehículo.

En el diseño del habitáculo destacan las cúpulas o capuchas que se abren tras los reposacabezas de los asientos extendiéndose hacia la trasera del coche. Un detalle clásico, muy del estilo de grandes diseñadores como Zagato, Porsche o Pininfarina, y que permiten integrar en el diseño las necesarias barras de seguridad antivuelco que se le exigen por normativa a estos vehículos.

De altura reducida, los umbrales de las puertas laterales están realmente bajos, a una altura inferior a la de los anteriores roadster de la marca. La vista frontal muestra la nueva imagen de marca, en la que se mezclan superficies tensas con líneas de tensión expresivas para aportar una imagen moderna y emocionalmente muy atractiva en la que la nueva parrilla de grandes riñones de la marca, que en lugar de las habituales barras, tiene una malla de muy elaborado diseño.

La parrilla va dispuesta en una baja posición, pese a lo cual adquiere una mayor presencia e importancia. Las afiladas ópticas se colocan conformando una superficie prácticamente plana en la zona final del capó, justo por encima de las grandes bocas de aspiración del aire que asemejan ser dos grandes palas para cargar las corrientes de aire que deben contribuir a mejorar tanto la aerodinámica del vehículo como la respiración de su mecánica.

Fuente: BMW
Vía: Newspress
Galería de fotos:

Ver galeria (26 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta