A pesar de haber revelado recientemente una visión para un futuro más sostenible con vehículos híbridos y eléctricos a través del Vision M Next, BMW dice que continuará invirtiendo fuertemente en las mecánicas de combustión interna en un futuro cercano. La firma bávara aún confía en los motores térmicos para largo.

“El motor diésel aún tiene mucho tiempo para seguir recorriendo mundo, y el cambio a la electrificación está sobrevalorado”, dice Klaus Fröhlich, miembro de la junta directiva de desarrollo de BMW Group. De acuerdo con Automotive News cita a Fröhlich declarando que los motores de gasóleo todavía tienen 20 años por delante, y los de gasolina, al menos, 30. Además, atenuó la retórica general que rodea a los coches eléctricos y su inminente adquisición.

El cambio a la electrificación está sobrevalorado. Los vehículos eléctricos cuestan más en términos de materias primas para hacer las baterías. Esto continuará y podría empeorar a medida que aumente la demanda de estas materias primas”, dice Fröhlich. No hace falta decir que ese tipo de conversación suena distinta a lo que podemos escuchar en Tesla y demás partidarios de los coches eléctricos.

Pero eso no significa que la casa de Múnich abandone el ideal de la electrificación pura. BMW sigue diciendo que está desarrollando y buscando activamente modelos completamente eléctricos. Pero, la estructura y la demanda no están en sus lugares óptimos para poder cambiar dramáticamente el mercado hacia estos últimos y modelos híbridos. “Vemos áreas sin una infraestructura de recarga como Rusia, Medio Oriente y la parte interna de China, por lo que dependerán de los motores de gasolina por otros 10 a 15 años”, manifiesta Fröhlich.

Sin embargo, las previsiones de ventas apuntan a un aumento de las ventas de eléctricos, pero todavía hay un largo camino por recorrer antes de que empiecen a ser parte de la mayoría del tráfico en nuestras carreteras. “Para 2025, una suposición del 30% de las ventas elelctrificadas (vehículos con batería e híbridos enchufables) significa que, por lo menos, el 80% de nuestros vehículos tendrá motor de combustión interna”, continuó Fröhlich.

Para cumplir con las estrictas normativas de emisiones en Europa, BMW tendrá que eliminar algunos tipos de motores. Para los coches diésel, el fabricante alemán dejará de fabricar su unidad de tres cilindros y 1.5 litros (#16d), ya que es demasiado costoso adaptarla para cumplir con las regulaciones. Tampoco habrá reemplazo para el motor diésel de seis cilindros en línea del 750d, ya que sus cuatro turbos dificultan un rediseño.

Finalmente, para los motores de gasolina, es probable que el motor de doce cilindros en uve se elimine de la gama. “Cada año, tenemos que de euros para actualizar el V12 a las nuevas regulaciones de emisiones, particularmente en China”, dijo Fröhlich, y son varios miles de euros por unidad. Sin embargo, parece que el desarrollo de propulsores diésel de cuatro y seis cilindros, aunque ninguno de ellos tendrá más de tres turbos.

Sorprendentemente, el ejecutivo de BMW también dijo que la compañía está trabajando para mantener su motor de gasolina V8. “Las unidades de seis cilindros, junto con las aplicaciones híbridas enchufables, ya ofrecen más de 500 kW (680 CV) de potencia y el par suficiente para destruir cualquier transmisión”, dijo Fröhlich. Pero los V8 electrificados son necesarios porque existen fuertes impuestos en mercados como el Reino Unido y Francia debido a su alta producción de dióxido de carbono.

Fuente: Automotive News

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta