Este 2012 ha sido el año del retorno de BMW, de manera oficial, al Deutsche Tourenwagen Masters (más conocido como DTM o Campeonato Alemán de Turismos). Y la verdad sea dicha no ha podido hacerlo de mejor forma, pues tras más de 20 años de ausencia uno de sus pilotos, el canadiense Bruno Spengler, se ha alzado con el título de pilotos, el BMW Team Schnitzer ha logrado el máximo galardón en lo que a equipos se refiere y, además, BMW ha conseguido el título de marcas. Un verdadero “hat-trick” (si se nos permite el símil futbolístico).

Ante un regreso tan exitoso desde el fabricante de Baviera se decidió sacar al mercado una corta serie conmemorativa (de tan solo 54 unidades) del vehículo en el que se basa el prototipo de carreras, que les ha dado tantas alegrías a lo largo del año: el sempiterno BMW M3.

Bruno Spengler, campeón del DTM 2012
Bruno Spengler, campeón del DTM 2012

La denominación exacta es la de BMW M3 DTM Champion Edition y su decoración imita, en lo posible, la del vehículo de carreras de Spengler. Por lo pronto solamente estará disponible en color “Frozen Black” además de diversos aditamentos aerodinámicos elaborados en fibra de carbono y algunas zonas decoradas con elementos en la misma tonalidad, las llantas en negro mate o una franja que recorre el techo y el maletero (elaborados en ligero CFRP) que dan el toque de color a una decoración muy sobria. También se incluyen, como no podía ser de otra forma los logos de BMW M (detrás de los pasos de rueda delanteros) y unos vinilos en las ventanillas traseras con las siglas del piloto campeón del DTM y el lema “DTM Champion 2012”.

Igualmente, en el interior, se replican los colores del casco de Bruno Spengler en los protectores del umbral de las puertas, además de una banda de fibra de carbono que recubre parcialmente el salpicadero del vehículo en donde se adivina la firma del campeón canadiense acompañada de la nomenclatura que identifica la unidad que corresponde a esta serie limitada. También están presentes elementos tales como el volante forrado de Alcántara o diversos bordados con el logo M Power.

Lo que no podía faltar es el Paquete de Competición, con el bastidor 10 mm más bajo y el Control Dinámico de la Estabilidad (DSC) optimizado, el cambio con doble embrague M con Drivelogic, y el Control Electrónico de la Amortiguación (EDC) dispone de un nuevo modo deportivo especialmente puesto a punto o el diferencial M variable, para estar a la altura de un “envoltorio” tan radical. Pero como no será un modelo enfocado únicamente a la competición su poseedor no ha de renunciar a la comodidad, y por ello estarán disponibles diversos elementos como el sistema de navegación Professional, los asientos con calefacción o el Control de Distancia de Aparcamiento.

Pero lo que quizá más atraiga a sus futuros compradores sea el hecho de que su adquisición da derecho a llevar a cabo un exclusivo curso de conducción en el legendario “Infierno Verde” (Nürburgring Nordschleife), evento perteneciente a uno de los programas BMW Driving Experience, bajo la atenta supervisión de un auténtico “maestro”, como es el caso del campeón Bruno Spengler. Es precisamente en este circuito donde los deportivos realizados por BMW Motorsport se someten a exigentes sesiones de pruebas y puesta a punto para ofrecer un producto final acorde a su prestigio deportivo.

A nivel mecánico no hay “nada nuevo bajo el sol” ya que nos encontramos ante una configuración suficientemente conocida y que, además, no hace mucho tiempo pudimos probar para vosotros en el madrileño Circuito del Jarama. A modo de recordatorio destacaremos sus 420 CV a 8.300 rpm y 400 Nm a 3.900 rpm, provenientes de un propulsor V8 de 3.999 cc que le permite alcanzar una velocidad máxima (autolimitada) de 250 km/h o acelerar de 0 a 100 km/h en 4,6 segundos y de 0 a 200 km/h en 15,8 segundos.

Nada que ver con el modelo de competición (sometido a un estricto reglamento y con una base común para todos los participantes, sea cual sea la marca), del que os desglosamos sus principales características técnicas:

  • Chasis: Monocasco de fibra de carbono con la jaula de seguridad (de tubos de acero) y el depósito de combustible integrados. Elementos de protección en fibra de carbono contra impactos laterales, frontales y traseros
  • Motor: V8 a 90º, con una cilindrada máxima de 4.000 cc, atmosférico, 4 válvulas por cilindro y limitado por 2 restrictores en admisión con un diámetro de 28 mm. La potencia máxima oscila entre los 480 y 500 CV, con un par de 500 Nm. La centralita electrónica (común para todos los vehículos) es una Bosch MS 5.1
  • Dimensiones: Longitud: 4.775 mm / Anchura: 1.950 mm / Altura: 1.200 mm
  • Capacidad del depósito: 120 litros
  • Peso: 1.200 kg (incluido el piloto)
  • Trasmisión: Se compone de una caja de cambios secuencial de 6 velocidades activada neumáticamente mediante levas detrás del volante. El embrague está elaborado por ZF Sachs y está compuesto por 4 discos de fibra de carbono. Además cuenta con un diferencial de deslizamiento limitado multidisco, totalmente regulable.
  • Suspensiones: De doble triángulo superpuesto, tipo pushrods, con amortiguadores regulables en 6 vías y muelles H&R
  • Frenos: Hidráulicos con doble circuito, pinzas monobloque de aluminio y discos ventilados en la parte delantera y trasera. El reparto de frenada puede ser regulado de forma manual por el piloto.
  • Ruedas: Llantas forjadas de aluminio de 18 pulgadas de diámetro con neumáticos Hankook en medidas 300-680-18 en el eje delantero y 320-710-18 en el trasero

Por último indicar que esta serie limitada del BMW M3 DTM Champion Edition se fabricará en la planta de Regensburg (Ratisbona) a partir de febrero de 2013. Solamente han sido facilitados los precios para Alemania, en donde partirá de los 99.000 euros (impuestos incluidos).

Galería de imágenes:

Ver galeria (12 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta