“Definitivamente, la movilidad del futuro dependerá también de los diésel de última tecnología, puesto que la protección medioambiental tiene varias dimensiones: una de ellas luchar contra el cambio climático” afirmó Harald Krüger, presidente del Consejo de Administración de BMW Group.

Para el fabricante bávaro, “los motores diésel modernos y eficientes aseguran menores emisiones de CO2 y, por tanto, contribuyen de forma importante a la protección del medio ambiente. Según BMW, “En lo referente a muchas emisiones no deseadas, los diésel son tan limpios, o incluso más, que los motores de gasolina”. Un diésel emite menos partículas, hidrocarburos y monóxido de carbono “lo que significa —afirma el comunicado de la marca bávara— que tres de los cuatro problemas contaminantes de los diésel se han solucionado y ya no tienen efectos adversos sobre la calidad del aire. Por ese motivo, BMW Group pide una discusión objetiva según los hechos y las pruebas científicas”.

BMW Group está trazando su plan de actuación para los próximos años. Así, profundizará en el desarrollo de las líneas básicas trazadas anteriormente en cuanto al irrenunciable placer de conducir, a los nuevos productos BMW i y a su política EfficientDynamics que garantiza la constante búsqueda de mejoras en la reducción de consumos y emisiones al tiempo que incremento de rendimientos y placer de conducción de sus motores. Contemplando todas ellas siempre bajo el prisma de la preservación de la emoción y la sostenibilidad.

“La sostenibilidad significa tanto para nosotros como el placer de conducir. Con BMW i, fuimos el primer fabricante alemán en establecer un compromiso claro con la movilidad eléctrica. Además de ofrecer emoción y placer, estamos convencidos de que la movilidad del futuro debe ser sostenible. Estamos gestionando el cambio de la forma más rápida y firme posible, y hemos lanzado más vehículos electrificados que cualquiera de nuestros competidores consolidados» afirma Krüger.

Además de continuar mejorando y optimizando sus distintas mecánicas de combustión interna, el desarrollo de la movilidad eléctrica es otro de los pilares de futuro de BMW Group. El consorcio alemán está dotándose de unos sistemas altamente flexibles de producción en cuanto a la arquitectura de sus vehículos y de sus instalaciones fabriles, de manera tal que pueda decidir rápidamente los modelos a desarrollar y las cantidades a producir para cada tipo de conducción (eléctrico, híbrido enchufable o combustible de alta eficiencia).

Con unas ventas previstas de más de 100.000 unidades para este año 2017, BMW Group produce actualmente nueve modelos modelos electrificados a los que en 2018 se sumará el nuevo BMW i8 Roadster. En 2019 llegará el Mini E completamente électrico y en 2020 la versión full electric del i3. Pero el gran lanzamiento será en 2021, cuando BMW i ponga en escena el modelo iNext un vehículo completamente eléctrico que servirá de plataforma de lanzamiento de futuras tecnologías encaminadas a la conducción completamente automatizada, otro de los grandes objetivos en la política de desarrollo de BMW Group, aunque siempre respetando su máxima en lo que respecta al placer de conducir.

Volviendo sobre el tema de los diésel y a raíz de las medidas adoptadas por las marcas alemanas fabricantes de automóviles y el gobierno alemán, BMW Group va a lanzar hasta el próximo 31 de diciembre en los distintos mercados europeos una campaña de renovación de flota gracias a la cual los propietarios de vehículos diésel Euro 4 o inferiores recibirán una ayuda de hasta 2.000 euros (según el modelo del vehículo de su propiedad) si lo entregan para comprar un BMW i3, un híbrido enchufable o algún vehículo Euro 6 con emisiones de hasta 130 g/km NEDC nuevos de las marcas BMW o Mini. Este incentivo se aplicará adicionalmente a las posibles ayudas ya previstas en planes como el aún vigente MOVEA.

Fuente – BMW

Vía – Newspress

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta