La tecnología y la innovación siempre están ligados al mundo del automóvil. Pero no solo influye a los vehículos directamente, sino que también es importante en el proceso de producción. Una de las premisas principales en este ámbito es la seguridad del trabajador y por ello la marca alemana ha tenido una idea interesante. Han desarrollado unas protecciones para sus trabajadores inspirándose en algunos elementos de la naturaleza.

Reciben el nombre de Bio-Inspired Safety Systems (BISS) y para este proyecto, BMW ha contado con la ayuda de otras empresas y universidades. La inspiración en el medio natural nos deja imágenes tan curiosas como un casco inspirado en un pomelo. Puede parecer broma que un elemento de protección se inspire en una fruta, pero el pomelo cuenta con una estructura idónea para la absorción de impactos cuando cae del árbol.

Tras muchas pruebas y varios prototipos, el resultado es que estos componentes son un 20% más ligeros, resistentes y estables gracias al uso de nuevos materiales. Otras de las inspiraciones que han tenido es en las escamas de los peces y de los reptiles para evitar lesiones. Sus cualidades protectoras y flexibilidad han llamado la atención de BMW que en un futuro podría seguir desarrollando estas ideas a gran escala.

De momento algunas de estas protecciones empezarán a ser utilizadas por sus trabajadores en las fábricas que producen sus vehículos. Más adelante no se descarta que pueda comercializar una línea de equipamiento para más público, pues estos elementos protectores serían perfectos para aplicar en cascos, chaquetas o guantes. Lo cierto es que es que todo avance en materia de seguridad es bueno y que llama la atención esta inspiración en la naturaleza.

Fuente: BMW

1 COMENTARIO

Deja una respuesta