Quien más o quien menos ha echado un ojo a su móvil mientras conduce. El problema, más que hablar con él, es que las nuevas aplicaciones de mensajería que todos empleamos en el teléfono son todavía una distracción peor que obligan a  desviar más tiempo la vista… y además usar una mano. La DGT lo sabe y de ahí que vigilar el uso del móvil sea una de sus máximas.

Es una de las grandes razones por las que repuntaron los accidentes de tráfico en 2017. Y por ello ahora ya han comenzado (en pruebas) a usar furgonetas y camiones camuflados para vigilar si se utiliza el del móvil al volante y si no se pone el cinturón de seguridad. Por el momento se trata de una furgoneta y un camión, que están en Galicia y Castilla y León, respectivamente.

Según recoge la orden que han recibido las diferentes agrupaciones de Tráfico de la Guardia Civil. La primera de ambas se la conoce ya como la Fase Previa: se realizarán “servicios operativos de vigilancia, teniendo en cuenta que dado que es la primera vez que se realizan este tipo de servicios, los mismos se ejecutarán perfeccionando progresivamente el procedimiento a seguir”.

El director de la DGT, Pere Navarro, ya había anunciado hace un tiempo que se endurecerán las penas de la utilización del teléfono móvil al volante y la falta de uso del cinturón de seguridad, dos de las más habitales en las carreteras. En el primer caso, en lugar de retirarse tres puntos del carné, se retirarán de cuatro a seis. En el caso del cinturón de seguridad, el castigo aumentará en un punto. De lo que no se había dicho absolutamente nada era de nuevos métodos de pillar a los infractores.

No es algo novedoso en Europa. En Reino Unido la Policía también emplea camiones camuflados para filmar a los conductores, con el objetivo de reducir los delitos de conducción peligrosos. Equipados con cámaras de gran angular, permiten a los policías filmar pruebas de conductas inseguras. Luego, una patrulla policial convencional detiene a los infractores.

Y es que en Inglaterra, el uso de un teléfono móvil ya es también una de las cinco causas más comunes de accidentes mortales. De ahí que en febrero de 2018 se desplegasen tres vehículos pesados camuflados por las autovías del Reino Unido, con el objetivo de reducir estos hábitos. Durante las pruebas ya han capturado a más de 4.000 conductores…. cuando en los dos últimos años habían detectado apenas 5.039.  También allí se han endurecido las penas, pues desde 2017 se duplicó la sanción a los conductores pillados usando sus teléfonos al volante, que les resta seis puntos y una multa de 200 libras (antes tres y 100 libras).

En este vídeo puedes ver cómo pilla in fraganti a los infractores desde el camión:

Fuente: Express, La Voz de Galicia,

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta