McDonald’s presentó la semana pasada su restaurante insignia del parque olímpico para los Juegos Olímpicos y Paralímpicos 2012 de Londres, que contará con cuatro instalaciones.

Según la multinacional, dedicó tres años a su planificación y diseño para asegurar una atmósfera contemporánea y acogedora para los clientes y con un impacto mínimo sobre el medio ambiente. Cuando se desmantelen los restaurantes después de los juegos, el 75% será reutilizado y todo el mobiliario y equipo será distribuido a restaurantes existentes y por construir en el Reino Unido.

¿Y qué hace esta noticia aquí, te preguntarás? Porque durante esa presentación, la multinacional americana de comida rápida anunció que su restaurante prestará una especial atención al reciclaje y al uso sostenible de los recursos. La cocina dispondrá de equipos con consumo eficiente de energía y funciones para el ahorro de agua. Por otro lado, McDonald’s recogerá todo el aceite de cocina usado en los restaurantes y lo destinará a la producción del biodiésel que movilizará a más de la mitad de su flota de camiones en el Reino Unido. Un final de ese aceite, reutilizado en biocombustible.

¿Podría uno? Hay varios ejemplos que lo demuestran, como el caso del biodiésel casero que fabrica Jose Manuel Cano. El coste es de unos 18 céntimos el litro y la mayor preocupación de quienes se dedican a esto es precisamente conseguir la materia prima, un problema que no tendrán precisamente la gente de McDonald´s.

Fuente: Marketwire

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta