Los habrás visto hechos de madera, caracterizados como si acabasen de salir de una película de star Wars, incluso llevando anuncios exentos de censura que llegan a causar accidentes. Pero pocas veces habrás visto estos camiones tan artísticos en persona, a no ser que hayas estado en Pakistán. Allí es donde circulan estas maravillosas obras de arte sobre ruedas.

No se trata solo de ponerles una marca personal para poder diferenciarlos del resto. Estas producciones, en ocasiones realizadas por los propios camioneros, son auténticas representaciones artísticas. Pese a ser vehículos muy contaminantes, ya que por lo general son bastante antiguos, y más lentos que un caracol, la belleza con la que se les decora marcan la diferencia de ser una chatarra andante a convertirse en un reclamo turístico que embellece las calles del país.

Tal es el reconocimiento que han recibido los camiones por el resto del mundo que se han llegado a organizar exhibiciones en galerías de arte. En Londres incluso se llegan a vender miniaturas de estos vehículos. Parece sorprendente así que en el país local,  algunos ciudadanos se muestren aún reticentes a considerarlos como “arte”.

Cada conductor, dependiendo de la zona, elige su propia temática escogiendo un color y un animal característico que van repitiendo a lo largo de los años. Haji Ali Bahadur declaró a la agencia Reuters como había escogido siempre los colores verde y amarillo, durante más de cuarenta años.

“Nosotros, los conductores de Khyber, Mohmand y las otras regiones tribales nos gustan las flores en los bordes de los vehículos” comentó y añadió “la gente de las regiones de Swat, el sur de Waziristan y Kashmir les gusta los retratos con montañas y distintos animales salvajes”. Para gustos los colores, lo indudable es que embellecen las sobrias y rocosas carreteras por las que circulan, y esperemos que sigan haciéndolo por muchos años más.

Fuente: Reuters

Galería de imágenes: 

Ver galeria (5 fotos)

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta