Todos las edificaciones de nueva construcción que se lleven a cabo en Galicia a partir de ahora deberán contar con cargadores para coches eléctricos, según un nuevo decreto aprobado por la Consellería de Industria.

Según el Conselleiro Javier Guerra esto responde a la “apuesta innegable” de la Xunta por un modelo sostenible de movilidad y bajas emisiones de CO2 y que también sirva para impulsar la industria gallega de la automoción.

Con esta iniciativa Galicia se convierte en pionera en esta materia y un ejemplo a seguir para el resto de las comunidades autónomas, en el reto de transformar el modelo actual de movilidad, condenado a la extinción.

El decreto otorgará seguridad jurídica y técnica al nuevo modelo de coches eléctricos, regula los puntos de recarga y define los requisititos que se han de cumplir. Dentro del mismo entran las viviendas particulares, parques públicos, viviendas unifamiliares, garajes colectivos de uso público e incluso garajes privados.

En cuanto a las llamadas electrolineras, la nueva normativa establece la implantación de 400 puntos de ventas, una por cada municipio de 50.000 habitantes y dos para los de más de 150.000 habitantes.

En el 2009 la Xunta aprobó un presupuesto de 500.000 euros para incentivar la compra de vehículos eléctricos, un paquete de subvenciones que según recordó el Conselleiro, puede llegar hasta los 7000 euros por persona. Gracias a las ayudas se han realizado desde entonces 227 transacciones, 197 de vehículos híbridos y 30 de gas licuado, lo que ha supuesto un ahorra de 40 toneladas de petróleo al año y 160 de dióxido de carbono menos emitidos a la atmósfera.

Según entienden las autoridades gallegas, el bajo número de comercialización de vehículos eléctricos es debido a la falta de las infraestructuras necesarias para su desarrollo, situación que se pretende revertir con esta nueva normativa.

Vía: Finanzas

2 COMENTARIOS

Deja una respuesta