Hace tan solo unos meses, Chevrolet presentaba el Volt como su vehículo estrella y su mayor exponente para la automoción eléctrica. El fabricante norteamericano preveía un recorrido comercal al alza, pero los planes comenzaron a truncurse antes incluso de la llegada del vehículo al concesionario. Chevrolet se vio obligado a reportar a los órganos pertinentes que durante los pruebas de control realizadas, algunas unidades del Volt habían terminado ardiendo en llamas. Aunque la firma insistió en que los trabajos de reparación, subsanarían los problemas, la imagen del vehículo quedó manchada a los ojos de los potenciales compradores.

Tanto es así que General Motors, propietaria de Chevrolet, ha anunciado que detiene la producción del Volt desde el 19 de marzo y hasta el 23 de abril, lo que suponen cinco semanas en las que unos 1.300 trabajadores sufrirán una suspensión temporal de su actividad laboral. General Motors había fijado en 10.000 unidades la estimación de venta del Volt para 2011, una cifra que finalmente se ha quedado en las 7.671. Los bajos niveles de venta han provocado el parón en el proceso de producción, y eso que a principios de año, General Motors, hacía pública su intención de vender 60.000 Volt durante el 2012.

El gigante norteamericano achaca la situación a los incendios surgidos en las baterías del Volt y aunque esto, efectivamente, ha podido mermar la imagen del automóvil cara al exterior, la realidad es que su coste, 40.000 dolares, para un vehículo que tiene el tamaño, formato y calidad de un coche de la mitad de precio, parece ser el verdadero factor del descalabro en los concesionarios. Con el cese en la actividad de fabricación, General Motors pretende ajustar la producción a la demanda, esperando así poder remontar la situación. Aunque quizá el problema venía de un exceso de confianza, porque al inicarse la producción, General Motors decididió aumentar un 50% las unidades que salían de la cadena de montaje, algo que ahora se demuestra una mala decisión. También es posible que el galardón de Coche del año 2012 que acaba de recibir junto a su hermano el Opel Ampera le de un empujón a las ventas y General Motors salga de este atolladero.

Vía: Tecmovia

NO HAY COMENTARIOS

Deja una respuesta